Amigos y familiares de Milagros Lucero, la joven que dio a luz Isaías se convocaron ayer domingo a las 15:30 en la segunda rotonda de la Avenida del Peregrino para comenzar a marchar con carteles y al grito de “justicia” hasta la puerta de la Maternidad “Teresita Baigorria”.

Isaías nació con muchas complicaciones de salud y 12 días después falleció. Su abuela, Claudia Lucero, quién también marchó esta tarde, denunció a los profesionales de Maternidad por “mala praxis”.

En sus declaraciones, otra vez resaltó que su hija se hizo todos los controles y ecografías durante los 9 meses de embarazo, y que tiene la documentación. Sin embargo, y pese a que realizó la denuncia, todavía no sabe si investigarán el caso.

“Estamos pidiendo justicia porque nunca me supieron explicar qué pasó con él. Este es un aviso para que la gente vea todo lo que está sucediendo. Acá pasan cosas y no salen a la luz. Yo estoy destrozada porque mi nieto se fue. Yo esperaba llevármelo a mi casa, estaba todo bien, pero se complicaron las cosas. Nunca voy a entender”, dijo Claudia.

Resaltó que seguirán reclamando “hasta que hagan justicia y saquen a esos médicos que no trabajan bien”.

Lucía Cáceres, la mamá de Vanesa Schvedt (una joven que murió en la Maternidad hace 5 meses después del nacimiento de su beba) estuvo presente y acompañando a Claudia, en su dolor y su lucha. “Estoy acá porque cuando me enteré sentí mucha bronca e indignación. Estoy peleando y en juicio por la muerte de mi hija, pero acá pasan muchas cosas con los menores. Voy a acompañar a la abuela de Isaías en todo lo que sea necesario, ella que no tiene que bajar los brazos, como tampoco yo lo haré hasta volver a verles las caras a todas en el juicio”, aseguró.

También pidió: “Lo importante es que todo lo que pase de ahora en más, la gente lo denuncie, que no tenga miedo. Necesitamos que nos acompañen, que salgan a la calle con nosotros. Tenemos que demostrarle a la Maternidad que si no hacen bien las cosas la tendrán que cerrar”.

En la marcha también se conoció el caso de Rocío Velázquez, una joven de 18 años que falleció en mayo del año pasado luego de dar a luz. “Empezó a tener dolores de cabeza muy fuertes, pero los médicos le dijeron que era normal después del parto, pero ella tenía problemas de presión. Cuando amamantaba a su beba le dio un ACV y murió”, contó Erica Ahumada.

Las personas que llevaron adelante la marcha aseguraron que continuarán movilizándose. Y que además buscarán reunir a todas las personas que vivieron situaciones similares y que nunca se hicieron públicas.

Fuente: El Chorrillero

 
 
 

Traductor/Translate