Roche habló ayer con la prensa, después que Di Marco se negó a hablar frente a la jueza Virginia Palacios. Explicó que la decisión se fundamentó en base a los testimonios recabados por la División de Homicidios y las autoridades judiciales de Mendoza.

A partir de las declaraciones que prestó personal de la escuela a la que asistió Florencia, en Palmira, la madre de la menor quedó bajo sospecha. “Se presume que estaba en conocimiento de los abusos que sufría Florencia y adoptó una actitud pasiva”, dijo.

El fiscal señaló que Carina di marco debía tener “una posición de garante” y que por eso tenía “el deber jurídico de preservarla ante cualquier peligro”. El fiscal entendió que la madre era “sujeto activo de un delito”, frente a lo cual solicitó a la jueza que ordenara la detención y el llamado a indagatoria.

En el expediente, según dijo, hay entre 5 y 7 declaraciones de personal del establecimiento escolar de Mendoza -autoridades, maestras y celadores- que aseguran que la menor había expuesto las situaciones de abuso que vivía en su casa.

De esos testimonios se desprende que la madre asistió a una reunión en la escuela y que allí le comentaron lo que su hija había manifestado, aunque la madre “tuvo una actitud pasiva diciendo que Florencia era mentirosa, que no decía la verdad, y adoptó la postura de defensa de Gómez diciendo que él era buen padre”.

Según informó el fiscal, la investigación “sigue abierta a pesar de haber dos imputados en la causa”, y continuarán las averiguaciones para establecer más pruebas que determinen otras responsabilidades en el hecho.

Por otra parte, las investigaciones desprendieron datos que podrían relacionar a Gómez y Di Marco con algún ilícito relacionado, posiblemente, con estupefacientes. “Existen una serie de comunicaciones con una jerga particular. Hay mensajes que efectuaba en madrugada, en los que habla de repartir pastas. Según lo que se lee surge alguna situación ilícita, sin que podamos decir qué delito es”, aseguró el fiscal. A raíz de esto, se solicitó la intervención del fuero federal. “Una vez que se resuelva la situación procesal de la mujer pediremos pruebas para profundizar la investigación”, afirmó Roche.

En cuanto a los resultados de la Cámara Gesell realizada al hermanito de Flor, de 9 años, Roche aseveró que “el informe psicológico será de mucha importancia para el avance de la causa”.

 
 
 

Traductor/Translate