Es el primer ataque que hace Estados Unidos bajo el mando del republicano contra el territorio del presidente Bashar al-Ássad.

Fuerzas militares de Estados Unidos lanzaron un fuerte ataque con decenas de misiles crucero contra un aeródromo en Siria. De esta manera se produjo el primer bombardeo directo estadounidense, ordenado por Donald Trump, contra el Gobierno del presidente Bashar al-Ássad desde que comenzó la guerra civil en ese país.

El ataque ocurrió luego de que este miércoles se produjera un bombardeo con armas químicas en una localidad al norte de Siria, en el que murieron al menos 86 personas y provocó la indiganción de la comunidad internacional.

Rusia había advertido por la tarde de las "consecuencias negativas" que tendría Estados Unidos si decidía actuar. "Si hay una acción militar, toda la responsabilidad recaerá sobre los que hayan iniciado una empresa tan trágica y dudosa", declaró el embajador ruso ante la ONU, Vladirmi Safronkov, a la salida de una reunión del Consejo de Seguridad sobre Siria.

Trump dijo que el ataque químico en Siria es una "afrenta a la humanidad" que "no puede ser tolerada"

La posibilidad de que Trump se implique directamente en el conflicto sirio da un vuelco a la estrategia militar de Estados Unidos tras seis años de guerra civil. "Lo que Asad hizo es terrible. Lo que ocurrió en Siria es realmente un crimen chocante", dijo Trump a la prensa antes de viajar al estado de Florida, donde le esperaba el presidente chino Xi Jinping.

Antes del lanzamiento de los Estados Unidos, Reino Unido, Francia y Estados Unidos presionaron para pedir una investigación del supuesto ataque químico, pero decidieron posponerla. Rusia había adelantado su firme rechazo calificando la propuesta de "inaceptable".

 

 

 
 
 

Traductor/Translate