Una venganza mafiosa se produjo en el penal Almafuerte, de la provincia de Mendoza. Un preso recibió una brutal golpiza de parte de un grupo de internos, en la que se sospecha que fue en represalia de familiares de un hombre que habría sido asesinado por el reo. Para que no se olvide, los atacantes le tatuaron en la frente como mensaje "Soy fiel a la Yaqui", una conocida jefa narco de Godoy Cruz.

El blanco del ataque es Gustavo Marín, un joven de 22 años condenado a 5 años de prisión por robo agravado por el uso de arma de fuego. Con 2 años de cumplimiento efectivo de la pena, Marín estaba alojado en el penal San Felipe hasta este lunes, que se concretó el traslado a la cárcel de Cacheuta, Almafuerte. El requerimiento fue un beneficio que había pedido el preso.

Luego de ser alojado en el Módulo 3, le dieron la brutal "bienvenida". Lo encerraron, lo torturaron y le tatuaron en la frente el mensaje "Soy fiel a la Yaqui" y en la nariz la leyenda "La Jefa". Los tatuajes hacen referencia al mote de Sandra Jaquelina Vargas, quien está detenida en la cárcel de mujeres de El Borbollón por liderar una banda dedicada a la venta de drogas.

Según averiguaciones, el motivo de la agresión tiene que ver con que Marín habría sido un ex soldadito, un "angelito" de la banda de Vargas y que el "artista" es familiar de un hombre asesinado por esa organización delictiva.

Las autoridades policiales creen que los atacantes se equivocaron de blanco. Eduardo Orellana, jefe del Servicio Penitenciario provincial, contó que no existen en los registros penitenciarios evidencias de que Marín hubiera formado parte del grupo narco, según publicaron hoy los diarios Uno Los Andes.  "No es uno de los llamados angelitos. Creemos que lo han confundido", afirmó.

Fuente: Infoabe

 

 
 
 

Traductor/Translate