Juan Manuel Rigau, diputado por Cambiemos, manifestó su descontento con la falta de actualización de la información de los votantes en el interior provincial. “Favorece a los caudillos oficialistas que hace décadas mantienen cargos legislativos o intendencias”, afirmó.

Hace años que los padrones de la provincia no son genuinos o no poseen información real. Los registros no reflejan cuántos votantes habitan en localidades del interior y su domicilio electoral no es su domicilio real.

La Ley de Habeas Data Electoral establece en su artículo primero que el Estado Provincial garantizará a los Municipios que sus autoridades sean elegidas por aquellos que posean una residencia habitual de por lo menos seis meses en la localidad. La última vez que se realizó una depuración de padrones fue en el año 2007. Pasaron 4 elecciones y el Gobierno no realizó ninguna intervención a pesar de comprometerse el año pasado en la limpieza de los registros.

El análisis realizado por Cambiemos detectó varias falencias: electores que aparecen con direcciones a simple vista inexistentes, sin domicilio puntual y con indicaciones inconsistentes. También existen votantes que comparten la misma dirección, teniendo apellidos diferentes y que estarían conviviendo en casas donde no los conocen, y con espacio para una sola familia y decenas de habitantes con direcciones en lugares que no son viviendas.

“El problema es enorme porque los verdaderos vecinos son
perjudicados porque personas de otras localidades toman decisiones sobre el futuro de su pueblo distorsionando el resultado de las elecciones”, subrayó Rigau.

Otro de los beneficios electorales del oficialismo provincial es la mala distribución de los escaños legislativos en ambas cámaras.

Según datos del Censo Nacional del Indec del año 2010, el departamento Belgrano, que tiene 3.985 habitantes. Tiene tres diputados, uno por cada 1.328 habitantes mientras que el departamento Pueyrredón tiene 204.019 habitantes y 10 legisladores (uno cada 20.402 habitantes). También este sistema deriva en ridículos como que el departamento Junín que tiene más habitantes que los departamentos Chacabuco o Ayacucho, pero menos diputados que ellos.

“En la Cámara de Senadores la mala distribución de escaños defiende la sobrerrepresentación oficialista donde cinco senadores representan al trece por ciento de la población. Son mecanismos para perpetuarse en el poder. De esta manera un puñado de electores  en distintas localidades eligen de manera ilegítima a representantes que luego manejan los destinos políticos de la región y la provincia”, detalló el diputado radical Alejandro Cacace.

Fuente: Cambiemos San Luis

 

 
 
 
 

Traductor/Translate