El Banco Central planea sacar al mercado en el mes de octubre el anunciado billete de $1000, que tendrá la figura de un hornero.

El nuevo billete, aducen, facilitaría los negocios en un contexto de alta inflación e informalidad estructural de la economía. Los últimos billetes que se pusieron en circulación fueron de 200 y de 500 pesos aún son difíciles de conseguir pese a que constituyen el 25% del dinero circulante y siguen intercambiándose los de 100 pesos, que en sumas importantes pueden llegar a ocupar mucho espacio físico.

La razón de que el billete de $100 siga siendo el más usado se debe a que las denominaciones de $200 y $500 se venden a un precio más alto, luego de que el BCRA se retiró del nuevo mercado de compra de billetes. Y las sucursales bancarias los necesitan para optimizar el espacio.

Con todo, el hornero se convertirá en el mes de octubre en el billete de mayor valor y constituirá el 11% del total de la emisión del papel moneda.

A la par de esto, el último trimestre del año verá el mercado la moneda de 5 pesos y el nuevo billete de $20 con la imagen del guanaco.

El plan del BCRA para mejorar la calidad del circulante, según la visión de su presidente Federico Sturzenegger, continuará el año que viene con la acuñación de la moneda de $10. El billete de menor denominación pasará a ser el de $20, mientras que los de 2, 5 y 10 pesos serán destruidos y quedarán en el olvido en el mediano plazo.

Fuente: El Chorrillero

 

 
 
 
 

Traductor/Translate