Artistas como Lito Vitale, Víctor Heredia, Valeria Lynch, Peteco Carabajal y David Lebón le brindaron su música a la apertura del teatro griego que posee el parque provincial. Los sanluiseños Algarroba.com, El Trébol Mércedino y el “Negro” Ferreyra también hicieron delirar al público.

El anfiteatro tiene capacidad para 5 mil personas.

Emociones, música y color se mezclaron el sábado por la noche en el show que sirvió para inaugurar el anfiteatro del Parque Provincial “La Pedrera”, un predio con capacidad para 5 mil personas, que quedó oficialmente abierto con el homenaje al Día de la Bandera, la puesta en escena dirigida por Lito Vitale y que tuvo sobre el escenario a artistas nacionales de alta jerarquía junto a destacados músicos puntanos. El público aguantó estoico el frío y la llovizna que castigaron a Villa Mercedes desde temprano y que, contagiado por la magia de las canciones, pidió más.

Tras la apertura oficial que encabezó el gobernador Alberto Rodríguez Saá, y dirigidos por Lito Vitale y con la maestría de la Camerata Bariloche como respaldo, en el flamante anfiteatro brillaron artistas como Darío Volonté, Hilda Lizarazu, Marcela Morelo, Emme, David Lebón, Peteco Carabajal, Víctor Heredia, Paula Almerares y Valeria Lynch. Entre los sanluiseños se llevaron todos los aplausos Algarroba.com, El Trébol Mercedino y el “Negro” Ferreyra. Aunque la gente pedía más y más, el show duró una hora y cuarenta minutos. Cada artista interpretó una canción porque el frío, el viento y la llovizna no aflojaron un minuto. El propio Lito Vitale y la Camerata Bariloche tuvieron sus momentos “a solas” y despertaron sendas ovaciones.

Darío Volonté, al cantar “Aurora”, abrió la noche y conmovida por la letra y la entrega del intérprete, la gente comenzó a entrar en calor. Luego hubo tiempo para las tonadas y cuecas de Algarroba.com y la capacidad de su cantante, Julio Zalazar. Los siguió El Trébol Mercedino que emocionó a los cuyanos, que le dieron paso a Hilda Lizarazu, quien levantó más al público con su versión de “Los Hermanos”, de Atahualpa Yupanqui.

Marcela Morelo fue recibida con una ovación ni bien pisó el escenario y contagió a la gente con su pegadizo “Luz del Cielo”. El escenario mantuvo el perfume de mujer porque la sensual Emme hizo una buena versión de “Nada es para siempre”, de Fito Páez. Pero uno de los momentos más esperados y emocionantes de la noche llegó cuando David Lebón pisó el flamante escenario de “La Pedrera” para regalar “Un mundo agradable”. Muchos nostálgicos recordaron sus tiempos en Serú Girán y otros deliraron con su guitarra y el breve solo que hizo. La gente pidió más de Lebón, pero no pudo ser. A él le siguió un segmento de música clásica y la Camerata Bariloche tocó ”Primavera”, una de “Las Cuatro Estaciones”, de Vivaldi. Luego llegó la soprano Paula Almerares, que ejecutó el “Aleluya” de Mozart a puro talento.

 

El recorrido trazado por Lito Vitale, siempre al mando de su piano, llevó al show por un nuevo plano folclórico y Peteco Carabajal, otra leyenda de la música nacional, emocionó a todos con su brillante “Estrella Azul”. La ovación fue total y la fiesta tuvo continuidad cuando llegó el turno de Daniel, el “Negro”, Ferreyra y su virtuosismo con la guitarra. Desde las gradas bajaron más aplausos por su “Pájaro Campana”. Casi sobre el final llegó lo mejor. Víctor Heredia, otro legedario músico argentino, regaló su magia con “Ojos de Cielo” y Valeria Lynch hizo delirar al público con “Piensa en mí”.

 

El frío y la llovizna no aflojaban y la gente tampoco. Menos cuando casi todos los artistas volvieron al escenario para cantar “Sube, sube bandera del amor”. Cuando la gente coronó la noche con otra ovación, el gobernador Rodríguez Saá le entregó un ramo de flores a cada una de las mujeres que actuaron en el show y agradeció la magnifica actuación de todos. En el cierre, los intérpretes cantaron con la gente el Himno Nacional para cerrar una velada inolvidable, con la mejor música.

 
 
rotativas_6.gif
 

Traductor/Translate