El gobierno de San Luis anunció una recompensa de 500.000 pesos para quien aporte datos precisos sobre el paradero de Lucas Bolotti, el joven de 24 años, con retraso madurativo, que fue visto por última vez el

19 de julio en el paraje de Papagayos, a 178 kilómetros de la capital provincial, donde su familia, oriunda de la localidad bonaerense de General Rodríguez, construía su casa de descanso.

La recompensa fue anunciada por el ministro de Seguridad de San Luis, Ernesto Ali, quien a casi dos meses de la desaparición del joven, anunció que “el Gobierno de la Provincia ofrece una recompensa de $500.000 por datos precisos con respecto al paradero" de Lucas.

Víctor Karvetz, padrastro de Lucas, se mostró esperanzado con la medida y afirmó a Télam que “es la primera vez en mi vida que me encuentro ante el pedido de recompensa por datos sobre la aparición de un ser querido. No se cuánto se debe ofrecer, esperamos que esto nos ayude a encontrar a nuestro hijo”.

La madre del joven desaparecido, Estela Vincondoa, afirmó que Lucas tiene un retraso madurativo y su capacidad motriz limtada, por lo que no podría haber delineado un plan para escaparse, y está convencida que “a su hijo se lo llevaron”.

Kravetz, que ha compartido con Lucas los últimos siete años de su vida, resaltó que “la situación nos ha sorprendido de tal manera que no podemos opinar sobre las medidas que ha tomado la justicia y también sabemos que mucha gente se mueve por dinero”.

Sobre la acción de la Justicia en la búsqueda del joven, Kravetz destacó que “los rastrillajes se realizaron metro por metro, con perros y drones” y agregó que “nosotros no estamos en contra de nadie, sino a favor de que aparezca Lucas”.

“La Justicia sigue sus protocolos pero, por ejemplo, el día después que Lucas desapareció en San Luis, los controles de acceso a la provincia no funcionaron”, apuntó.

“Hubo amigos que viajaron para ayudarnos y no fueron revisados en los accesos provinciales y a nosotros mismos, cuando reingresamos a la provincia, nos revisaron porque nos trasladamos en una camioneta pero no para buscar rastros de Lucas”, agregó.

Tras casi dos meses de búsqueda y sin ninguna pista sobre el paradero del joven, la jueza penal de Concarán, Patricia Besso, afirmó que hay una serie de medidas solicitadas ya que desde el 18 de agosto la investigación está en sus manos.

Besso destacó la labor de la Policía y también la de la población de Papagayos “que pusieron sus vehículos, drones y ellos mismos participaron de la búsqueda” y aclaró que participó personal especializado del sistema de búsqueda de personas del ministerio de Seguridad de la Nación.

“Lo hemos buscado con perros entrenados, con radares, en los espejos de agua también, con la intervención de buzos”, agregó.

La jueza reconoció que no que no se ha producido ningún cambio en la carátula del expediente y que es probable que haya gente que tenga información y que todavía no la dé a conocer.

 

Fuente: Télam

 
 
 
 
 
 
 

Traductor/Translate