La ley impositiva anual del año 2018 traerían aumentos que oscilan entre el 40% y 200%..

calculadora

El Ministerio de hacienda de la provincia decidió que los impuestos provinciales aumenten por sobre la inflación de manera sideral, lo que traerá aparejado, cierre de comercios, fuga  de  industrias a la vecina provincia de Córdoba como viene sucediendo  desde hace  2 años o de Buenos Aires. (El mejor ejemplo es que si una empresa automotriz invirtió en  Córdoba 130.000 millones de dólares y no lo hizo en  otra provincia, es porque allí, impositivamente le  es más redituable), retirada de inversores, evasión y hasta trabajo informal.

Un Algo que en definitiva afecta directamente a los contribuyentes sanluiseños a través de sus impuestos.

Mientras a nivel nacional se produce un fuerte debate en torno a la reducción de la carga impositiva y los diferentes estados tienden a la baja en los impuestos, el ministerio de hacienda provincial fijó un aumento para el año 2018 que promedia el 40%. Las patentes automotores serán las más afectadas con subas que alcanzan en algunos casos hasta el 200%

A pesar que se calcula que la inflación del presente año podría situarse entre el 22% y 23%, en el proyecto de ley impositiva anual enviado a la Cámara de Diputados, se utiliza como argumento “la pérdida de valor adquisitivo de la moneda y la proyección interanual del Nivel General del Indice de Precios al Consumidor de la Provincia de San Luis”. No obstante el bloque opositor no dio quórum para tratar el  impuestazo puntano.

Los impuestos inmobiliarios, tanto de zonas rurales como urbanas, vendrían a partir del 2018 con un 40% de aumento. En cuanto a las alícuotas del impuesto automotor, el impuestazo oscila entre al 100% y 200%, según el tipo de vehículo y modelo. A esto se le deberá sumar un 10% más de aumento, justificado por el denominado “Plan de lucha contra la pobreza” que según la ley, estaría llevando adelante el gobierno.

El ingreso de 44000 (como declaro la ministra de  hacienda a  el chorrillero) nuevos beneficiarios de planes sociales en el último semestre del año 2017, los ATP otorgado a los municipios o la millonaria suma de dinero que utilizaron los ministerios bajo la figura de “fondo rotatorio” parecen haber dejado exiguas las arcas de la provincia.

Mientras se discute en todos el país la baja de impuestos distorsivos, en San Luis durante 2018, los mismos subirán entre un 40% y 200%.

Esto solo lograra una cosa, evasión. Trabajo sin declarar, no pago de  impuestos  tales como rentas inmobiliario o patentes, ya que la gente NO LLEGARA!!!

La Nación logró consensuar con todas las provincias a excepción de San Luis un nuevo rumbo fiscal. El objetivo es dinamizar la economía, fomentar las inversiones reduciendo impuestos que son distorsivos de la actividad económica como ingresos brutos y sellados.

Es  lógico pensar  que si Ingresos Brutos aumenta su porcentaje  en  la recaudación, las ventas informales se acrecentaran y los movimientos en cuentas bancarias, caerán.

Por tanto, ¿Le conviene a San Luis un impuestazo?. No sería más lógico  bajar los impuestos  para  que todos podamos pagarlos?. No hay necesidad de  firmar ningún pacto con Nación para lograrlo. Solo es una decisión que los diputados deben  asumir.

Cuanto menos, es la carga impositiva en  todos  los rubros, mayor la recaudación  en  el  monto final. Pero estamos en  el país del revés.

Donde cuando la recaudación baja, se  aumentan los  impuestos. Hasta el turista se vería perjudicado, ya que ingresos brutos y sus alícuotas, recaen sobre la corriente  eléctrica, el gas, impuestos inmobiliarios, etc. Por tanto aquellos que ofrecen  servicios deben aumentar todo lo que  ofrecen.

Una provincia que puede llegar a ser un día la primera  en visitantes.

Pero para eso, todo valor, en  alquileres de cabañas, restaurantes, hotelería y demás, deben recibir un incentivo. Y el único  real, es bajar los impuestos, lo que provocaría de  manera directa, una baja en  los servicios que  ofrecen los inversores privados dedicados a la actividad turística.

No olvidemos que Los impuestos representan un cuarto del costo de facturas en el costo total de agua, luz y gas como mínimo.

Sin dejar de lado, que los alquileres en locales  comerciales están por encima de los de Córdoba, se tributan cargas sociales sobre  empleados, y los impuestos para lograr abrir un comercio, son dignos de comparar con CABA.

El Gobierno Federal también solicitó a las provincias reducir la presión impositiva y frenar el crecimiento desmedido del gasto público, fundamentalmente relacionado a los cargos burocráticos. Algo que de  lograrse reactivaría la economía y el empleo formal.

No obstante San Luis, declaro  que no firmara el acuerdo propuesto por Nación para bajar los impuestos hasta tanto no se devuelva a la provincia la deuda que se  mantiene con San Luis. Algo que sería negociable y se mantiene desde la época del famoso corralito impuesto por Duhalde.

En tanto entre  idas  y vueltas, en  el medio como siempre, está el contribuyente común.

Aquel que intenta, que quiere tener sus impuestos al día pero no llega.

Por supuesto no está todo dicho. Nuestros diputados deben definir el tema y sobre ellos recaerá la culpabilidad o no, de  si el pueblo sanluiseño, será  quien  debe pagar y pagar.

Estamos seguros, o casi que  nuestros diputados, si realmente  sienten por aquellos que los  votaron, lograran que San Luis, sea  la provincia donde menores impuestos se  pague.

¿Estamos tan seguros?. El 2018 lo dirá.

 

 
 
 

Traductor/Translate

Creés que hay un grupo terrorista Mapuche en el País?
  • Votos: 0%
  • Votos: 0%
Votos Totales:
Primer Voto:
Ultimo Voto: