Marcela Castro  murió el 13 de febrero. La pick up pertenece a una poderosa empresa constructora y el conductor está en libertad.

marcelaasesinadadentro

En un movimiento sorpresivo en una causa que parecía dormir eternamente, el juez Sebastián Cadelago citó para la próxima semana a cinco testigos para que declaren en la causa por la muerte de Marcela Castro, atropellada por la camioneta de una empresa constructora el 1° de febrero pasado y que murió doce días después.

Informe  Eduardo  Olivares

No hay registros en la causa de declaraciones en sede judicial. Ahora las cinco primeras están fijadas para el jueves 28 de diciembre, sobre el filo del comienzo de la feria judicial: si alguno de los testigos citados no se presenta a declarar de forma testimonial será citado nuevamente en febrero.

Las testimoniales comenzarán a las 8 y está previsto que duren unos quince minutos porque la última está fijada para las 8:45, según pudo saber San Luis 24.

Castro tenía 24 años, manejaba una moto y murió el lunes 13 de febrero a la noche luego de pasar dos semanas internada. Fue embestida por una camioneta Toyota Hilux de la empresa Rovella Carranza conducida por Santiago Cabanay Saso. Según testigos y de acuerdo con lo que informó el abogado Andrés Lazart, representante de la familia de la joven, el conductor pasó cinco semáforos en rojo en el Corredor Vial; en el cruce con San Juan atropelló a la motociclista.

La mujer cruzó con el semáforo en verde. Iba con el casco puesto. Primero fue trasladada al Hospital San Luis y después a la clínica Italia donde falleció por un severo traumatismo de tórax.  

.

 
 

Traductor/Translate