Entre todos hicieron una rifa, y para su cumpleaños le regalaron uno nuevo. Marcelo tenía un viejo Renault 9 con el que llevaba al hospital a su hija con parálisis cerebral al consultorio médico y a las terapias de rehabilitación. A fines de mayo,

regaloauto

desconocidos, le incendiaron el auto y a este hombre se le vino el mundo abajo. Sin embargo, la solidaridad de sus compañeros le devolvió la esperanza.

El hombre trabaja como enfermero en el Servicio de Urgencias del Hospital Rawson de San Juan y les contó a sus compañeros lo que le había pasado. Conmovidos por la historia se unieron para ayudarlo.

Consiguieron que les donaran un televisor LED y a partir de ahí organizaron una rifa solidaria con la que juntaron el dinero necesario para comprarle un coche nuevo. La sorpresa llegó este miércoles, el día de su cumpleaños.

Le vendaron los ojos y lo llevaron hasta el playón donde lo estaba esperando el flamante auto blanco al que habían adornado con moños rojos. “Esto es tuyo, no llores”, le decían a Marcelo mientras se acercaba al vehículo. Cuando se sacó el pañuelo de los ojos, no podía creer lo que tenía enfrente y se puso a llorar.

Emocionado se abrazó a cada uno de sus compañeros, les agradeció el gesto que habían tenido y la ayuda que le brindaron desinteresadamente.

Fuente: TN

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Clasificacion 0.00 (0 Votos)
 
 
potreroencanta
 
rotativas_6.gif
 

 

Traductor/Translate

 
lapuntavisita
 
eltrapiche