La casa de la víctima está a dos cuadras de la Comisaría 5ª de Juana Koslay. El domingo le llevaron televisores, bicicletas. Mochilas y bienes de sus hijos.

comisariaquinta

Dos palabras bastan para describir lo que siente Vanina Hosman: impotencia y cansancio. Es vecina de Juana Koslay y entre los últimos minutos del pasado domingo y los primeros del lunes le desvalijaron la casa por quinta vez en dos años y medio, aproximadamente. Le llevaron buena parte de los elementos que equipaban su vivienda, desde un televisor, pasando por una bicicleta y hasta las mochilas de sus hijos. A pesar de que ninguno de los robos precedentes fue esclarecido y no recuperó ninguno de los bienes, guarda la tibia esperanza de que esta vez la Policía logre dar con los autores y con las cosas sustraídas en la última oportunidad.

Vanina, de 40 años, le contó a El Diario que esa noche salió con su familia a cenar a lo de unos amigos. El robo ocurrió en ese interín, entre las 21 y las 00:15, cuando regresaron y encontraron un desorden generalizado.

Su domicilio está en la Avenida del Viento Chorrillero, entre Sauces del Chorrillo y 1º de Mayo. Es tal la cantidad de elementos que se llevaron, que la damnificada supone que actuaron varias personas y que inclusive deben haber contado con algún vehículo para cargar tantas cosas, algunas de gran porte.

Los delincuentes barretearon una reja y entraron por una ventana de la cocina. Así, tuvieron la casa a su disposición, que revolvieron íntegra para seleccionar lo que quisieron llevarse. “Encontré todo dado vuelta, todo abierto, todo revuelto. Robaron un televisor, una PlayStation, parlantes, una computadora All in One, una notebook, una bicicleta, un teclado, platos, abrigos, ropa en general, zapatillas, las mochilas del colegio de los chicos”, enumeró.

También le sustrajeron dinero, aunque no quiso especificar el monto. Pero dijo que es una suma importante. “Parece que esperan a que me reponga, a que vuelva a comprar las cosas, para entrar de nuevo”, lamentó.

Al listado de los bienes materiales se suma la otra pérdida, la de la tranquilidad, que Vanina siente de forma aún más profunda ya que sus tres hijos son menores.

Una vecina, cuya propiedad está pegada a la suya, escuchó ruidos, y prendió las luces. Presume que los ladrones escaparon en ese momento.

El lunes hizo la denuncia en la Comisaría 5ª, como en todas las ocasiones precedentes. La seccional está a dos cuadras de su domicilio. “Dijeron que no tienen móviles. Tardaron un montón. Hubo que esperar también un montón para que viniera Criminalística” a levantar algún rastro que pudiera haber quedado, refirió. “Ahora espero que la Policía vea si hay registros de cámaras exteriores, las del Municipio, a ver si detectan algo”, indicó la vecina, que está convencida de que, si los investigadores actuaran con presteza, habría más posibilidades de hallar las cosas.

En contacto con este medio, el jefe de la comisaría que instruye la causa, comisario Ariel Rivero, informó que, en efecto, el lunes le tomaron la denuncia a la vecina y que le dieron conocimiento del hecho a la Dirección General de Investigaciones. “Desde el martes a la mañana también está trabajando Investigaciones en el tema”, dijo. Contó, además, que ya pidieron las filmaciones del sistema de cámaras públicas, para analizarlas y ver qué datos surgen de ellas.

Fuente: Diario de la República

 
 
rotativas_6.gif
 

Traductor/Translate