Durante años inventó la falsa enfermedad, consiguió ayuda de su suegra y ahora fue condenado por la justicia británica

estafador

"Me robó una gran parte de mi vida". Esa fue la acusación con la que Lucy Witchard llevó a su exmarido, David Carroll, ante la justicia británica.

La pareja se había conocido en 2006 y casado en 2011. Durante los primeros meses de relación David le dijo a Lucy que sufría una leucemia terminal. Ella se conmovió y le pidió a su madre que los ayudara a afrontar un tratamiento. Consiguieron 2600 dólares y con ello David viajó a Estados Unidos a visitar a un médico.

Las sospechas de Lucy nacieron durante ese viaje. Aunque ella no lo pudo acompañar, notó que el tratamiento de su marido era demasiado ambulante y que nunca estaba internado. Según explicó, ella lo encaró cuando él regresó pero se puso "furioso" e intentó seguir con la mentira. "Incluso hizo que un amigo suyo me llamara haciéndose pasar por su doctor", afirmó. "Después de esa llamada, supe que era el final de nuestro matrimonio".

Poco tiempo después, Carroll admitió que había mentido y la justicia británica lo condenó a 26 semanas de cárcel, 180 horas de trabajo comunitario y a pagar una indemnización de 2600 dólares.

Su condena destapó otro engaño que David había realizado tiempo atrás. Desde el club de rugby en donde el hombre jugaba, también denunciaron que una vez fingió estar enfermo y recibió donaciones de alimentos.

Fuente: TN

 
 
rotativas_6.gif
 

Traductor/Translate