Aseguró que él cruzó con luz verde y que no vio la moto que iba cruzando en rojo. Sin embargo uno de los testigos afirmó lo contrario

choque2

Ayer a la mañana Juan Carlos Collado fue a indagatoria por la muerte de una mamá y de su pequeña hija y señaló a la Justicia que el accidente de tránsito en el que perdieron la vida Aldana Violeta Aguilera y su hija Natasha, no fue su culpa porque el semáforo acababa de darle a él la señal para pasar.

El hombre está detenido desde la noche del martes, imputado por "doble homicidio simple con dolo eventual".

En presencia de sus defensores, Flavio y Gustavo Ávila, le dijo al juez instructor Leandro Estrada que el martes, cuando ocurrió el choque, volvía de una obra en construcción.

Contó que conducía su Ford Ranger por 25 de Mayo, hacia el sur. En el cruce que esa avenida tiene con Ayacucho, en el límite de los barrios Lafinur y San Antonio, según él, el semáforo que hay a esa altura le marcaba la luz verde.

En cambio el semáforo que regulaba el tránsito de Ayacucho estaba en rojo, aseguró. Por eso cuando cruzó la esquina no vio la Motomel 125 roja, en la que se conducían madre e hija.

Luego de declarar, los abogados de Collado solicitaron ocho días de prórroga de la detención, tiempo para presentar testigos u otras pruebas que respalden la versión del imputado.

No obstante, las únicas dos personas que presenciaron el choque deberán comparecer ante el juez hoy a la mañana. Y, según trascendió, al menos, la declaración que uno de ellos les dio a los policías de la Comisaría 8ª no deja bien parado al conductor de la Ranger. De acuerdo con la versión de ese peatón, Collado pasó el semáforo en rojo.

Si eso último es verdad o si el acusado tiene razón podría determinarse con el registro que aporte una cámara de seguridad, ubicada en la esquina del accidente. Aunque ese aparato está situado de espaldas al semáforo de 25 de Mayo, eso no impediría establecer, por ejemplo, si el imputado tenía el paso habilitado o no, debido a la sincronización con el semáforo del otro carril.

Otra prueba que podría desacreditar o confirmar la versión de Collado es el estudio sobre la mecánica del accidente que los peritos de Criminalística le remitirán a Estrada el viernes.

El choque ocurrió poco antes de las 9:40. Cuando los paramédicos del Sempro llegaron para asistir a Natasha, de 24 años, y a su hija nada pudieron hacer para salvarlas. Los profundos golpes que sufrieron en la cabeza se cobraron sus vidas casi de inmediato.

El conductor de la camioneta, en cambio, no sufrió lesión alguna. Le hicieron un test de alcoholemia. No estaba alcoholizado.

Fuente: El Diario de la República

 
 
rotativas_6.gif
 

Traductor/Translate