Los docentes e invetigadores de la Universidad diseñaron “Aqua Eco Fil”, un filtro potabilizador de agua doméstico, económico y amigable con el medio ambiente

aquafil

Los investigadores y docentes Jhonny Villarroel Rocha y Daniel Matías Regiart —del Instituto de Física Aplicada (INFAP) y del Instituto de Química de San Luis (INQUISAL), respectivamente— encabezan el grupo de licenciados, investigadores y alumnos de la UNSL que diseñaron “Aqua Eco Fil”, un filtro potabilizador de agua doméstico, económico y amigable con el medio ambiente. El equipo aseguró que permitirá brindar una solución a las personas que no tienen acceso al agua potable y, a aquellas que sí, a reemplazar los ocho bidones que consume una familia tipo o los aparatos comerciales de filtrado, que tienen alto costo.

Matías comentó que el objetivo del proyecto es brindarle una solución económica y efectiva a los 7 millones de argentinos que no tienen acceso al agua potable. “La Organización Mundial de la Salud estima que el 80 por ciento de las enfermedades se transmiten por medio del agua contaminada, por lo que es necesario garantizar el acceso al agua potable con el fin de evitar la morbilidad y mortalidad por enfermedades asociadas al consumo de agua cruda”, explicó.

“Para realizar el filtro, mezclamos arcilla y un particulado fino de ramas de olivo. Lo moldeamos y lo calcinamos. Las ramas se carbonizan y dejan pequeños poritos en el material de cerámica. El cartucho que va adentro contiene cerámica de arcilla porosa y carbón activado, modificado con partículas de plata que tienen actividad antibacteriana”, explicó Regiart, y agregó que el carbón activo lo realizan con carozos de aceitunas y duraznos. Primero los secan, los muelen, los impregnan con cloruro de zinc (ZnCl2) para activarlo y lo calcinan.

“La mezcla la podemos comprimir en forma de pastilla o cartucho que permitirá eliminar aceites, detergentes, toxinas, compuestos que tienen color o producen olor, microorganismos y metales pesados”, detalló el investigador.

El próximo paso del grupo es realizar diez prototipos y comenzar con las pruebas piloto."Realizaremos una prueba de resistencia mecánica. En el laboratorio colocaremos la carcasa con el cartucho en la canilla y lo probaremos a distintas temperaturas, distintas presiones y distintos tiempos de uso. Luego llevaremos adelante la misma prueba en distintos barrios de la provincia de San Luis”, explicó.

Una vez terminada la prueba piloto, tomarán muestras de agua filtrada con “Aqua Eco Fil”, por un filtro comercial y de agua potable. Con las tomas harán  comparaciones en el Laboratorio de Química Analítica Ambiental y determinarán si el proyecto es efectivo.

Para la etapa de diseño, el grupo cuenta —desde el mes pasado— con 50 mil pesos que ganaron por lograr el primer puesto en el concurso “UNSL por i” de la Secretaría de Vinculación Tecnológica y Social (SVTS) que buscaba promover la capacidad emprendedora de alumnos y jóvenes profesionales.

Los multidisciplinarios siguen pensando a futuro, ya que sumaron profesionales con trayectoria al equipo y se anotaron en el concurso nacional “Agregando Valor”. Ahora proyectan alcanzar el primer premio de 260 mil que les permitirá lograr el proyecto en dos años.

También colocaron la esperanza en el "3° Concurso Nacional Proesus", en el que participaron 165 proyectos y quedaron entre los 30 mejores. 

Fuente: El Diario de la República

 
 
rotativas_6.gif
 

Traductor/Translate