Señalan que en las escuelas se enseñará a los niños a que aprendan a conocer su propio cuerpo y el respeto por su intimidad.

laminaesi

A diez días de que la Provincia adhiriera a la ley Nacional 26.150 de Educación Sexual Integral (ESI), el Ministerio de Educación ya cuenta con un área encargada de gestionar los contenidos que se van a explicar, de manera transversal, en todos los niveles de escolaridad: inicial, primario y secundario. En noviembre comenzará un taller para 500 docentes y será el primero de varios que se dictarán durante el 2019. Para la jefa del Área de ESI, Sandra Cabrera, abordar estos temas en clases servirá para evitar abusos sexuales y psicológicos infantiles. Observó que el 75 por ciento de los casos son cometidos por algún familiar, de ese porcentaje, el 40 por ciento de las veces el abusador es el padre.

En 2006, la ley de ESI fue promulgada, pero uno de sus artículos (5º) permite a cada institución adaptar "las propuestas a su realidad sociocultural, en el marco del respeto a su ideario institucional y a las convicciones de sus miembros" (Ver "Nación pospuso..." ), por lo que en general pocos fueron los colegios que incluyeron ESI en sus currículas.

Hoy el debate se avivó y tanto los adeptos como los detractores exponen sus posturas, sobre todo en las redes sociales, y a veces la desinformación y los malos entendidos pueden influir en la opinión pública. Pero, ¿qué enseña la ESI? Cabrera explicó que "hay varios conceptos que se trabajan en todos los niveles, como el respeto y cuidado del propio cuerpo y el ajeno; valorar la afectividad; garantizar la equidad de género; respetar la diversidad y ejercer nuestros derechos. Por supuesto que en cada nivel se aborda de acuerdo a la edad de los chicos, respetando su madurez intelectual".

En el nivel inicial, también se trabajarán las habilidades psicosociales; la igualdad de oportunidades entre niñas y niños, vinculado con los juegos, para evitar los estereotipos de género. "Verán las diversidad en la familia, que es una realidad. No podemos negar que hay familias que son monoparentales, o una mamá con los hijos o un papá, o comaternales y copaternales", comentó y agregó: "Conocerán los procesos de gestación y de nacimiento y el vocabulario correcto para nombrar los órganos de su cuerpo".

Otro punto importante para Cabrera es que en esta instancia les enseñarán a los chicos a decir "no" frente a reacciones inadecuadas de otras personas. "Aprenderán que su cuerpo únicamente lo pueden tocar sus padres para higienizarlos o un médico. Si reciben caricias o determinados toques que los hacen sentir incómodos, que puedan expresarlo, hablarlo con algún adulto y esto, básicamente, tiene que ver con evitar los abusos sexuales infantiles", opinó.

Todo este contenido está abierto al público que lo quiera conocer, en la página de internet del Programa ESI. Allí se encuentran las láminas y los cuadernillos que se utilizarán en clase.

En el primario, los chicos aprenderán el respeto por las diversidades; a reconocer la violencia familiar, o contra las mujeres; los derechos humanos de los niños y las niñas; la prevención del bullying; nuevas formas de masculinidad y femineidad en el marco de la identidad de género; el análisis de los estereotipos corporales de belleza. "Luego, en los últimos años del primario se empieza a hablar de embarazo, anticonceptivos y prevención de enfermedades de transmisión sexual, pero es de manera gradual. Por ejemplo, no se habla de métodos anticonceptivos en primero, recién se hace en el último grado", afirmó.

Durante el nivel secundario se retoman los temas referidos a enfermedades de transmisión sexual; métodos anticonceptivos y preventivos; derechos humanos y de los adolescentes; embarazo adolescente y aborto. "La resolución 340 de este año del Consejo Federal de Educación estableció lo que se llama 'Núcleos de aprendizaje prioritarios para cada nivel'. En secundaria se incorporó el debate crítico del aborto. Esto no quiere decir que se les va a inculcar que tienen que abortar, es un debate crítico desde el punto de vista social, legal, médico y ético, es para abordar el tema, porque se ha dado el debate en la sociedad, por eso en la escuela se tiene que tratar", señaló.

"La ley se basa en un enfoque de derechos humanos y de perspectiva de género, es decir, de igualdad entre varones y mujeres en cuanto a su dignidad como seres humanos; igualdad en las diferencias, y se trata de revertir la subordinación que sufren las mujeres por parte de los varones", expresó Cabrera.

"Realmente no sé a qué tienen temor los padres. Son temas que los chicos los ven en forma permanente a través de internet y me parece mucho más peligroso que accedan a contenidos que no están supervisados por nadie desde las redes sociales, a que lo vean en clase, con una persona que los pueda guiar, orientar, aconsejar, que les aclare las dudas y que los pueda ayudar a no adquirir una concepción distorsionada de algunos temas", reflexionó.

"A los padres y madres que están preocupados les diría que se tomen un tiempo para buscar los contenidos que están en internet, se encuentran fácilmente; que se interioricen y conozcan de qué se habla, que se tomen su tiempo para eso. Se van a dar cuenta que no son contenidos extraños ni malos. Son enseñanzas que permitirán a los chicos desarrollarse con libertad y autonomía; ejercer su sexualidad con consentimiento; evitar ser abusados en todos los sentidos. Los ayudará a formarse libres de los estereotipos de géneros, que son tan perniciosos, sobre todo en las mujeres. A educar varones sin violencia, capaces de resolver los conflictos con el diálogo, de manifestar sus sentimientos y emociones sin estar sometidos a la presión del patriarcado", concluyó.

Fuente: El Diario de la República

 
 
rotativas_6.gif
 

Traductor/Translate