15 detenidos de los talleres de herrería y carpintería de la Unidad Nº42 de Florencio Varela los crearon y obsequiaron para más de 300 chicos de un instituto platense

presos 

Quince detenidos de la Unidad Nº42 de Florencio Varela del Servicio Penitenciario Bonaerense fabricaron juguetes para más de 300 niños del Jardín de Infantes Nº958 de La Plata. 

Los internos, que participan de los talleres de herrería, carpintería y pintura del penal, fabricaron juegos para ejercitar motricidad fina y distinguir colores. "Sé que lo va a disfrutar algún chico y poder sacarle una sonrisa es lo bueno de todo esto. No somos únicamente el lado oscuro de la sociedad, también servimos para hacer cosas buenas" afirmó Daniel, un interno oriundo de Berazategui que realiza tareas de pintura.

Jorge Ghisaura, detenido en el penal y coordinador de los talleres en los que participan 50 internos, fue quien tuvo la idea de fabricar y donar los juguetes.  "La idea es reciclar los sobrantes de materiales de producción de trabajo y darles un fin solidario y útil. Con recortes de varillas, restos de madera, aprovechamos ese reciclado y nos dedicamos a inventar unos jueguitos para los chicos. Hacemos el diseño y una matriz para la producción, el modelo. En la carpintería dibujan y cortan, pasa por los de pintura y en herrería tuercen los fierros, los trabajan, después se pinta y se laquea" explicó Jorge.

Gustavo Ferrari, titular del Ministerio de Justicia del que dependen las cárceles de la provincia, aseguró que "el trabajo se enmarca en nuestro plan de fomentar con recursos e iniciativas que los internos participen en actividades laborales".

Los juguetes fueron entregados por efectivos del SPB. La donación de juguetes no es la única actividad solidaria llevada a cabo por detenidos de la provincia en tiempos recientes: en octubre último, presos del penal de San Nicolás fabricaron muebles para una familia que sufrió un incendio.

Fuente: Infobae.

 
 
rotativas_6.gif
 

Traductor/Translate