Una jueza dispuso la preventiva de Gerardo Ortega, mientras analiza si le aplica una pena o lo absuelve.

carcelviolin 

Gerardo Hilario Ortega tiene que esperar para saber si va a ser condenado por haber violado a una adolescente hace diez años, en el cementerio municipal de Villa Mercedes. Pero, mientras tanto, ahora conoce la experiencia de estar en la cárcel por ese delito: la jueza de Familia y Menores 1 de esa ciudad le dictó prisión preventiva. La había esquivado gracias al criterio de otra jueza que había entendido que no hacía falta que el violador fuera preso, porque ya estaba “recuperado para la sociedad”. Los recursos del abogado de la víctima y de un fiscal y el pronunciamiento del Superior Tribunal de Justicia permitieron la posibilidad de que Ortega sea penado con encierro.

La decisión de encarcelarlo en forma preventiva fue dispuesta el lunes a la tarde y dada a conocer ayer, en una conferencia de prensa, por la jueza Mariana Sorondo Ovando. Ella es la magistrado que tiene en sus manos el destino del acusado.

Explicó que tiene un plazo de treinta días para resolver si condena al acusado o lo absuelve.

Ya no está en discusión que Ortega es el autor de la violación que sufrió una adolescente de 17 años, en enero de 2008. La Cámara del Crimen 2 de Villa Mercedes, integrada por los jueces Aníbal Atilio Astudillo, Daniel Calderón y Guillermo Gatica, lo declaró responsable de ese delito en un fallo que emitió el 23 de abril de 2013. La calificación legal que le impusieron fue la de “abuso sexual con acceso carnal y abuso sexual gravemente ultrajante en concurso ideal de un solo hecho”, según precisó Sorondo Ovando ayer.

A raíz de que era menor cuando cometió el hecho –tenía 17 años–,  el tribunal debía limitarse a determinar su responsabilidad, y a declararla, si hallaba pruebas, como finalmente lo hizo. Pero no podía aplicarle una pena.

La ley establece que en esos casos, la suerte del declarado responsable queda en manos de un juez de Menores. El caso Ortega recayó en la entonces jueza de Familia y Menores 2, Silvina Verónica Lafuente.

La magistrado lo eximió de cumplir una condena. Analizó que ya se había resociabilizado y que enviarlo a prisión “sería crear un delincuente”. Lafuente fundó su determinación en un informe socioambiental de 2011, que dejaba constancia de que Ortega “cursaba la escuela secundaria, tenía buena conducta y excelente rendimiento académico, había hecho cursos de gasista y soldador y dejó las drogas por completo”.

También tuvo en cuenta un informe de Fernando Yáñez, director del instituto de menores de Mendoza donde el acusado había estado alojado. Decía que el violador se había comprometido a abandonar la vida delictiva.

En la audiencia de visu (de vista, estipulada por el Código de Procedimientos) con la jueza, Ortega se mostró arrepentido de haber cometido otros delitos, pero negó haber violado a la chica, señaló Lafuente en su resolución.

La determinación de la jueza fue recurrida ante el Superior Tribunal por el fiscal de Cámara Rubén Alonso. Y Hernán Echevarría, abogado de la joven violada, denunció a Lafuente ante el jurado de enjuiciamiento. Aunque ante esa denuncia Lafuente logró sortear el jury, en marzo de este año fue destituida por denuncias posteriores, originadas en su desempeño en otras causas.

La Corte provincial anuló la sentencia de la jueza y ordenó que dictaran una nueva. Es lo que debe hacer ahora Sorondo Ovando.

Ella debe “fijar una pena o absolverlo”, explicó ayer la jueza de Familia y Menores 1. “En 2013 ya fue declarado responsable del delito, eso no lo revisamos. Ahora tengo que ver si le aplico una pena o no”, detalló.

Ya ha encarado la serie de medidas previas a la determinación que tomará sobre el acusado. “Se ordena un informe social, que ya se hizo”, dijo. Además, “teníamos un domicilio de Mendoza, citamos a Ortega, no compareció y ordenamos su captura. Es lo que corresponde después de dos citaciones”, informó.

En respuesta a esa orden suya, la Policía de San Martín, Mendoza, le informó que lo habían capturado. Fue trasladado el viernes a la mañana y esa misma tarde los profesionales del Cuerpo Forense le hicieron pericias psicológicas y psiquiátricas.

El lunes tuvo la audiencia de vista ante la jueza, que por la tarde ordenó que lo trasladaran al complejo penitenciario.

Sorondo Ovando explicó ayer que resolvió mantener detenido a Ortega “atento el peligro de fuga, a que lo habíamos citado y no se había presentado, y al tipo de delito” por el cual está declarado culpable.

 Fuente: El Diario de la República

 
 
rotativas_6.gif
 

Traductor/Translate