La Intendente de Nogolí, Claudia Pinelli, rompió el silencio y se defendió de las acusaciones judicial por presuntos delitos electorales cometidos en la elección pasada, en la que quedó envuelta junto a otros tres dirigentes del PJ local. Aseguró que no hay pruebas en su contra y que ganó legítimamente.

pinelli asuncion 

Pinelli explicó cómo fueron los hechos. Y si bien aclaró que nunca observo boletas marcadas en otros distritos electorales donde ella fue autoridad de mesa, reconoció: "Acá en Nogolí me parece que fue una práctica -en algún momento- habitual. No sé de qué partido pero como que estaban acostumbrados a este tipo de prácticas"; "La cuestión es que en el caso nuestro, no se necesitaba", aseguró la jefa comunal justificando que las encuestas la daban ganadora por el 60%".

También reconoció que se "dio vuelta la elección" (entre las PASO y las elecciones Generales) debido a los cambios en la política provincial sobre la demanda de la sociedad: salud, trabajo y vivienda. "La gente decidió votar porque se sintió contenida por el Gobierno", opinó Claudia Pinelli.

Sobre las 65 boletas marcadas encontradas en las urnas, Pinelli sembró la duda de una maniobra política planificada por la oposición:  "Yo puedo decir que la gente de Cambiemos puede haberlo hecho para perjudicar una elección que ellos sabían que perdían". Para ella "no hay pruebas" firmes para incriminar a los dirigentes del PJ".

"Yo quiero que la gente de Nogolí se sienta segura que su gobernante fue elegido por la vía electoral democrática y legítima", enfatizó la dirigente Albertista.

"Necesito que mi nombre se limpie porque me parece que es injusto, creo que sería bueno que políticamente no se ensucie mi carrera", manifestó la funcionaria Rodríguesaista que no descarta ir en búsqueda de su segundo mandato.

Claudia Pinelli también habló sobre las diferencias políticas que mantiene con la Dra. Silvia Quevedo, ex Intendente y dirigente Adolfista; pero aseguró que no tuvo nada que ver con el deslazamiento del cargo de Directora del Centro de Salud y detalló que habían malestar de los trabajadores del CAPS por el modo en el que dirigía esa área: "Hubo quejas".

También hizo mención al acto político al que Quevedo asistió con personal del Centro de Salud.

En relación a las elecciones del año próximo, a la pelea política de los hermanos Rodríguez Saá y la grieta que se abrió en la dirigencia; Pinelli fue polémica con algunos conceptos tales como que el manejo de la Provincia que -según ella- "Siempre se caracterizó por la cabeza pensante de Alberto y la parte carismática de Adolfo", manifestó y lamentó que no hubo un acuerdo entre ellos. Por otro lado reconoció que hay "miedo de la dirigencia Albertista, no por Adolfo en sí sino por gente que lo acompaña, que no creemos que sean lo mejor para San Luis".

Fuente: La Posta de San Luis

 
 
rotativas_6.gif
 

Traductor/Translate