Está detenido el ex marido, un hombre de 54 años. La víctima era de Las Heras. 

femicisdiomdza 

Una mujer 49 años fue asesinada este domingo a puñaladas y golpes en una vivienda del Departamento mendocino de Las Heras. Por el femicidio detuvieron a su ex marido, informaron fuentes policiales.

El hecho ocurrió esta madrugada cerca de la 1, en una casa ubicada en calle 3 de Febrero al 800, en el barrio Espejo del departamento cercano a Mendoza Capital, donde residía la víctima, identificada por la Policía como Liliana Ramona Olguín (49).

Fuentes policiales informaron a Télam que Olguín se encontraba en su domicilio junto a su ex marido, Luis Alberto Sosa (54), con quien tenía cinco hijos y aun convivía a pesar de que se había separado hacía un tiempo, cuando fue atacada a golpes y con un arma blanca.

Una vecina que vive al lado escuchó los gritos de auxilio y dolor de la víctima y fue hasta la vivienda de Olguín para ver qué pasaba y a través de una ventana la vio tirada en el piso, sobre un charco de sangre, dijeron los informantes.

Al mismo tiempo, esta testigo alcanzó a ver que Sosa huía a bordo de su Suzuki Vitara color blanca, por lo que llamó al 911.

Cuando personal del Servicio de Emergencia Coordinado (SEC) arribó al lugar del hecho constató que Olguín ya estaba muerta como consecuencia de las puñaladas y golpes sufridos en distintas partes del cuerpo.

En tanto, los policías de la División Homicidios montaron un operativo cerrojo para localizar a Sosa y poco después lo detuvieron en la ruta 52, justo antes de llegar a la fábrica Minetti en su Suzuki Vitara.

El ex marido de la víctima quedó a disposición de la fiscal especial de Homicidios, Claudia Ríos.

"A nosotros nos llamó la otra vecina que vive pegada a la casa de ella (por Olguín). Ella creía que estaba viva pero cuando fuimos a ver, vimos que estaba muerta", dijo a Télam una de las vecinas de la mujer asesinada.

Esta mujer contó que había charlado con "Lili" -como la conocían a Olguín en el barrio- poco antes del hecho y hablaron sobre el sismo con epicentro en Chile, que también se sintió en Mendoza anoche.

"¿Sentiste el temblor?, le preguntó la vecina y Lili le contestó: "Pueda ser que no tiemble cuando me acueste a dormir", haciendo referencia a las posibles replicas del sismo.

"Al rato estaba muerta ella", señaló la vecina, visiblemente consternada por lo ocurrido.

La mujer relató luego que al ex marido de la víctima lo conoce "desde que era chico" y destacó que era un hombre "tranquilo". "Pero, vaya a saber qué pasa en la cabeza de cada persona", remarcó.

Por otra parte, allegados a la mujer dijeron al diario local El Sol que la mujer padecía maltratos por parte de Sosa e incluso, en varias ocasiones le recomendaron que denunciara a su ex marido, pero la víctima "no se animaba" porque intentaba "proteger la integridad de su familia".

El de Olguín se trata del primer femicidio cometido en lo que va del año en la provincia de Mendoza, aunque el martes pasado se halló el cadáver de una mujer mutilado y en avanzado estado de descomposición en un descampado del departamento de Guaymallén que también podría ser un caso de violencia de género.

Mientras que en 2018 se contabilizaron 11 hechos calificados como femicidios en la provincia luego de los asesinatos de Concepción Arreguí (59), Mayra Bueno (25), Gregoria Flores (32), Norma Carletti (61), María del Carmen Sinatra (43), Karen Sposato (23), Lorena Segura (30), Karen Arenas (22) ,Ivana Milio (46), Roxana Ferreira (39) y Olga Jofré (63).

A esta cifra hay que sumarle los cuatro femicidios vinculados ocurridos en dos triples crímenes en Guaymallén y el departamento de Maipú.

En el primero, José Patricio Molina, quien luego se suicidó, asesinó a su novia Mayra Bueno (25), a su suegra Mónica Isabel Outeda (51) y al pequeño Lautaro (6), hijo la joven.

En tanto, Ezequiel Ledesma fue detenido en julio como acusado del asesinato de su novia, Karen Arenas (22), la madre de ella, Alejandra Ferreyra (48) y su sobrino, el pequeño Yariel Bruno (4).

Fuente: Télam

 
 
rotativas_6.gif
 

Traductor/Translate