Una joven de Pringles festejó su cumpleaños número 15 ingresando en un carrito tirado por una moto. Este ingreso al salón de la fiesta, fue tomado como burla por algunas compañeras, desconociendo que detrás de ello se esconden profundos sentimientos de recuerdos a su abuelo fallecido.

carro 

El sábado, Victoria, una joven de Coronel Pringles, festejó su cumpleaños número 15 en el salón de la sala Lozano de esa ciudad.

La cumpleañera hizo un recorrido por la ciudad y llegó al salón en un carrito tirado por una moto, por una razón sentimental. Sin embargo, días después algunas compañeras, desconociendo quizá o no valorando los sentimientos de la joven, se burlaron a través de los "estados" de las redes sociales.

Detrás de ese recorrido en el carrito, hay una historia por contar, una historia que esconde profundos sentimientos por parte de la joven a alguien que hoy ya no está: su abuelo.

El abuelo de Victoria trabajaba en la municipalidad por la mañana y a la tarde en el balneario municipal. También en ese horario hacía trabajos en parques y para ello salía con su moto y carrito con herramientas.

Falleció hace un año y cinco meses, y Victoria al festejar sus 15 años quiso recordarlo, tenerlo presente de alguna manera: llegando al salón en el carro de su abuelo.

Junto a su familia pintaron el carrito, acomodaron la moto, y el sábado Victoria recorrió desde la plaza hasta el salón en el carro de su abuelo, para tener presente a su ángel que está en el cielo.

Días después, este gesto de la joven demostrando sus sentimientos para con su abuelo, que también generó sensaciones para la familia, fueron tomados como una "burla" por algunas jóvenes, quienes lo manifestaron a través de los estados de las redes sociales.

Lamentablemente, y sucede muy a menudo, la juventud no valora este tipo de sentimientos, o simplemente desconocen lo que se esconde detrás de ellos.

Fuente: El Orden de Pringles

 
 
rotativas_6.gif
 

Traductor/Translate