Phubbing o ningufoneo, es el acto de menospreciar a quien nos acompaña al prestar más atención a dispositivos electrónicos que a la persona. 

parejacelus

Por Rocío Belén Suárez  

 PAREJAS RELACIONES SMARTPHONE

Para poder entender y estudiar lo que sucede permanentemente a nuestro alrededor, primero hay que nombrarlo. Cuando le ponemos nombre a las cosas estas cobran otra dimensión, de la cual es más fácil hacerse cargo.

Por eso, prácticas comunes que todos hemos hecho o de las cuales hemos sido víctimas algunas vez, hoy tienen un nombre con el cual distinguirlas. El phubbing (ningufoneo en español) es una de ellas.

Desde la aparición de los smartphones, esta práctica se ha popularizado y hoy es una causa hasta de separación de muchas parejas, además de cercenar amistades y, en general, arruinar la comunicación de las personas con sus parientes y amigos.

¿Qué es el Phubbing?

El nombre de Phubbing proviene de la combinación de phone y snubbing, y consiste en el acto de ignorar y menospreciar a quien nos acompaña al prestar más atención al móvil que a la persona.

La situación, seguramente, te suena. Estás por ejemplo en una reunión de amigos y te diriges a uno de ellos para preguntarles “tú qué opinas?”. A lo que esa persona responde “sí, sí”, mientras tiene la vista fija en el teléfono. Quizá luego levante la vista y te diga: “¿Qué me decías?”.

En los jóvenes quizá es todavía más notorio: el ejemplo del adolescente que durante la cena familiar no presta atención a nada por esta con auriculares, apartado, mirando el móvil. Es el caso más paradigmático de ningufoneo.

Sin embargo, y lamentablemente, no es sólo una actitud de adolescentes. Los adultos también tienden a tener esta actitud, lo que puede traerles problemas a nivel personal, laboral y hasta con sus amistades.

La aparición del smartphone nos ha traído la posibilidad de tener el mundo en la mano. El problema es que también se lleva toda nuestra atención. A largo plazo, eso desgasta las relaciones y puede incluso arrastrarnos a la descortesía.

El phubbing en la pareja

Según un estudio realizado por la Universidad Baylor, EEUU, el 46,3% de los 453 entrevistados afirmó sufrir phubbing por parte de su pareja.

Los especialistas aseguran que este no es un dato anecdótico. Este hábito desgasta la relación y genera muchos conflictos. Además, reduce el tiempo de comunicación de calidad dentro de la pareja, siendo el diálogo el principal factor para que una pareja perdure en el tiempo.

En las parejas adultas y con responsabilidades, el ningufoneo es todavía peor en la intimidad de la casa o incluso en la cama. Es que muchas veces se aprovecha ese momento, que podría ser el único para hablar largo y tendido con la pareja, para chequear las redes o “distenderse” con el móvil.

Así, el phubbing está arruinando relaciones de todo tipo, y quitando tiempo de calidad a las personas.

El phubbing en la sociedad

Algunos datos que se han recabado hasta la fecha indican que, por ejemplo, casi el 90 por ciento de los adolescentes prefieren el contacto vía texto que cara a cara.

Otro dato dice que en los restaurantes se experimentan 36 casos de “phubbing” en cada cena.

Así, los teléfonos interfieren en todo tipo de actividades.

El phubbing y la salud mental

Todavía más. Esta práctica, además de tener consecuencias nefastas en lo que tiene que ver con las relaciones interpersonales, también podría tener consecuencias en nuestra salud mental. Al menos, así lo creen muchos especialistas en sociología y particularmente en psicología.

El phubbing, aunque no es considerado una enfermedad, sí tiene similitudes con las adicciones a sustancias.

Evelyn Téllez, investigadora del Centro de Investigación en Innovación en Tecnologías de la Información y Comunicación (Infotec), explicó: “Los padres les damos los teléfonos o tabletas a los niños porque queremos que guarden silencio mientras los adultos nos comunicamos con otra persona e ignoramos a los menores, y ellos a su vez aprenden a ignorarnos”.

Así, no sólo nos estamos haciendo daño a nosotros mismos, y acabando con nuestras relaciones, sino que estamos creando una generación de niños adictos a las pantallas.

Cómo saber si hago phubbing

Hasta aquí todo muy interesante. Seguramente hasta tienes en mente una persona a la que le compartirás el artículo, porque permanentemente te hace phubbing. Pero, ¿Y tú? ¿No lo haces a veces?

Para saber si tienes tendencia al ningufoneo, chequea esta lista de comportamientos. Si te sientes altamente identificado con más de tres ítems, lamento decirte que tienes altas posibilidades de haber hecho phubbing sin darte cuenta.

Miras el móvil cada 5 minutos como mínimo.

Hablas más con tu familia y amigos por mensaje que cara a cara (válido solo si vives cerca de ellos).

Lo primero que haces al levantarte y acostarte es consultar el móvil.

Has llegado a asistir a algún evento solo para poder inmortalizarlo en Instagram.

Te sientes incómodo cuando no hay acceso constante al teléfono.

Te preocupa quedarte sin batería.

Cuando dejas de revisarlo por unos minutos, sientes ansias por echarle un vistazo.

Cuando tienes unos minutos para ti vas directo a tu tecno-gadget favorito.

Cuando no tienes tu teléfono, te preocupa que alguien haya tratado de comunicarte contigo.

¿Es posible escapar?

 

No vamos a ser particularmente optimistas. Si hay que decir la verdad, todos estamos bastante atados a nuestros móviles, y es difícil escapar por completo del phubbing como de otros problemas vinculados.

Lo que sí podemos es buscar algunas alternativas que nos ayuden a mejorar, por ejemplo:

APAGAR EL TELÉFONO ANTES DE IR A DORMIR

Volver al despertador analógico puede ser un cambio abismal en tu calidad de vida, de sueño y de relación. Imagina irte a la cama con tu pareja sin tener la vibración del móvil importunando todo el tiempo.

Además, el brillo del móvil puede afectar tu sueño. Y di la verdad, ¿Cuántas veces ese mensaje que recibiste en la madrugada fue una emergencia?

Si para ti es demasiado apagar el móvil, al menos déjalo en otra habitación, sólo disponible para recibir llamadas. Es un pequeño cambio que puede mejorar mucho tu vida.

PON NORMAS

El celular queda prohibido en la mesa. En una salida de pareja, desconectamos Internet. Por supuesto, no se toca el móvil en el cine, y en la cena mejor que tampoco.

 

A partir de cierta hora de la noche, ya no se revisa el whatsapp.

Ese tipo de condiciones pueden mejorar la calidad de tu vida, mientras te mantienen lejos del móvil.

QUITA LAS NOTIFICACIONES

Silencia todos los grupos, y quita la opción de recibir notificaciones de todas las app. De esta manera, tu teléfono sólo sonará para cosas importantes.

Cuando tengas un rato libre y quieras mirar las redes sociales, entonces te enterarás de todos los like que has recibido y demás notificaciones. De este modo, tú decides cuándo mirar el teléfono, y no estás condicionado por los avisos.

 
potreroencanta
 
rotativas_6.gif
 

Traductor/Translate

     
       
    lapuntavisita  
       
    eltrapiche