La anciana de 71 años perdió todo tras el incendio en su vivienda. Además, tiene asma y una trombosis en su pierna izquierda.

abuelita

Dora Ruarte se encontraba trabajando de empleada doméstica, cuando su humilde casita de adobe y palos terminó consumida por el fuego. Vivía allí hace 42 años y a causa de unas velas que utilizaba para iluminar su hogar, ya que hace unos días le cortaron la luz por falta de pago, quedó todo hecho cenizas. El dramático accidente ocurrió este último miércoles en la zona conocida como San Ceferino, departamento San Martín, en San Juan.

La mujer tiene 71 años, padece de asma y tiene una trombosis que le dificulta la movilidad de su pierna izquierda. La abuela quedó viuda hace siete años y está sola en la casa porque su única hija, Andrea Albarracín, de 30 años, se mudó a Caucete con su esposo y sus tres hijos. Cuando sucedió el incidente, ella se encontraba trabajando limpiando casas, a pesar de su edad y sus graves problemas de salud, ya que la pensión de ama de casa no le alcanza para vivir.

De acuerdo el Diario de Cuyo, el momento que esta atravesando la abuela es tan crítico que hace unos días se quedó sin electricidad porque no podía pagar las facturas de los servicios y tuvo que recurrir a las velas para poder alumbrarse. En consecuencia a eso, provocó la destrucción de lo poco que tenía.

Los efectivos policiales creen que una de las velas fue la causa del desastre, aunque Dora no le dio tanto crédito a la teoría porque dijo "estar convencida de haberlas apagado".

De esta manera, la anciana perdió todo: sus muebles y todas sus cosas se convirtieron en escombros. “He perdido todo, hasta los documentos y los papeles de cobro y tengo que hacer todo de vuelta”, expresó.

Fuente: Crónica

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Clasificacion 0.00 (0 Votos)
 
potreroencanta
 
rotativas_6.gif
 

Traductor/Translate

     
       
    lapuntavisita  
       
    eltrapiche