narcopetete

Marcelo Fabián "Petete" Sosa.

El narco lasherino fue detenido cuatro veces desde el 2010. La última, el sábado en San Luis con su novia, quien se quiso desligar dando información falsa. Llevaba 67 kilos de marihuana. Su relación con su ex –la Belén– y sus hijos, quienes están presos. Todas las causas.

Por: Exequiel Ferreyra

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

@ExeFerreyra

Marcelo Fabián Sosa (49) es uno de los narcos más conocidos de Mendoza. Este sujeto, que es de fácil identificación –tiene gran parte de su cuerpo tatuado y su ex mujer y sus hijos están presos–, se mueve por Las Heras y Guaymallén cada vez que está en libertad.

“No ha parado de cometer actos ilícitos de este tipo y está lejos de importarle estar en la cárcel”, revelaron fuentes policiales de la Dirección de Lucha contra el Narcotráfico.

Desde hace más de nueve años, los efectivos que trabajan en casos de narcocriminalidad lo han capturado cuatro veces por tráfico y comercialización de estupefacientes, tanto de marihuana como de cocaína en grandes cantidades.

Compra, fracciona y luego vende a jóvenes dealers que tienen base en los llamados quiosquitos para su posterior comercialización al menudeo, sostienen las causas que le iniciaron.

La última detención del Petete, como lo apodan, fue el sábado por la madrugada mientras conducía un Renault Logan gris y lo acompañaba su pareja, identificada por las fuentes como Roxana Quinteros, de 40 años, tal como publicó este diario. Circulaba por la ruta 8 desde Córdoba e intentaba ingresar a San Luis 75 ladrillos de marihuana ocultos en un doble fondo. El destino final de la hierba y el Petete era Mendoza.

Los efectivos de Lucha contra el Narcotráfico nunca le perdieron pisada: el Petete Sosa salió de prisión a fines de junio luego de cumplir una pena por infracción de la ley 23.737 y supieron que iba a viajar a la provincia del centro del país para buscar un importante cargamento de marihuana.

Los detectives contaron que “necesitaba meterse otra vez en el negocio porque no tenía dinero” para mantenerse luego de salir de la penitenciaría. Junto con sus pares puntanos y personal de la AFIP –el operativo fue bautizado Hermandad Azul–, le frenaron el paso en un control.

A los efectivos que tuvieron contacto con él durante la requisa les llamó la atención cómo vestía: con ropa de gaucho para tratar de despistar. Su pareja, intentando desligarse de la situación, les dijo a los pesquisas que no tenía nada que ver con él. Aseguró que era una trabajadora social que hacía dedo y que el Petete se había ofrecido a llevarla hasta Mendoza.

A pesar de esto, no le creyeron porque las pruebas ya la complicaban: los policías sabían que era novia del Petete por los trabajos de campo que habían desarrollado los días previos y que vivía en Guaymallén. Reducidos los sospechosos, iniciaron la requisa en el vehículo.

Así detectaron que el Petete Sosa había adulterado parte del Logan, cerca del baúl: en un compartimento artesanal en el asiento trasero detectaron que traficaba 75 ladrillos de marihuana que venían desde Paraguay y que habían sido adquiridos por uno de los contactos de Sosa. En total eran 67 kilos de esa droga, valuados en más de dos millones de pesos.

Sosa tenía pensado llegar a Mendoza y distribuir el estupefaciente en diversos quiosquitos de Las Heras y Guaymallén.

Sin embargo, todos los planes quedaron truncados y, junto con su novia, quedó a disposición de la Justicia federal, que tiene al juez Walter Bento de turno.

El pasado tras las rejas

Marcelo Petete Sosa estuvo en pareja con María Belén Díaz, conocida como la Madre Belén, otra mujer que ha sido detenida varias veces por drogas.

Es más, actualmente está en la penitenciaría de mujeres luego de perder el beneficio de la detención domiciliaria en setiembre, cuando la sorprendieron en el barrio 26 de Enero luego de una pesquisa que dejó la incautación de más de cinco kilos de marihuana.

Los hijos del Petete y Díaz, conocidos como Los Wachos Atrevidos, también han sido detenidos en los últimos años y tres de ellos están en prisión.

Pero la historia del Petete con el mundo narco no es nueva: la primera de las capturas por este delito data del 2 de marzo del 2010, cuando policías detuvieron la marcha de un Peugeot 307 gris en calle Dorrego de Las Heras y requisaron a cuatro mayores y a un bebé que iban en su interior. Les hallaron un kilo de cocaína y más de 5 mil pesos en efectivo. Al ser identificados confirmaron que se trataba del Petete Sosa, la Belén, y otros dos hombres: un chileno y un puntano.

El 24 de mayo del 2012, Sosa volvió a caer en las redes policiales por intentar salir de Mendoza por San Luis con 5 kilos de cocaína escondidos en un Renault Fluence. La investigación había nacido a fines de marzo de ese año, cuando allanaron una vivienda del barrio 26 de Enero, donde tenía base. En el Arco Desaguadero también fue apresado otro sujeto que tenía pedido de captura.

Lo cierto es que el Petete volvió a las calles a pesar de las causas en su contra. Y el martes 27 de octubre del 2015 por la noche lo sorprendieron en San Luis queriendo ingresar 90 kilos de marihuana a Mendoza.

Los policías de Lucha contra el Narcotráfico lo venían siguiendo desde hacía tres meses y el procedimiento, con la colaboración de sus pares de la citada provincia, lo desarrollaron en una casa de calle Los Ceibos de la localidad de Potrero de los Funes.

En total, eran 159 ladrillos de marihuana. Para esa época, el Petete tenía salidas transitorias. No se presentó a la cárcel y se hizo autorizar, en un colegio notarial de Dorrego, un permiso para manejar un auto radicado en Córdoba.

De esta forma, salió de la cárcel y se fue directamente a buscar la droga.

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Clasificacion 4.50 (2 Votos)
   
 
potreroencanta
 
nogoligift
 
rotativas_6.gif

Traductor/Translate

 
lapuntavisita