Medios El Punteño Edgar Fabían Ferrarelli ( clase 16, todos los derechos reservados)

estafatel

Las damnificadas son personas de edad avanzada.

Los llamados se producen a teléfonos fijos de domicilios por parte de “desconocidos”.

El “modus operandi” es el mismo: un familiar o conocido que ha sufrido un accidente necesita operarse. Es el “supuesto” médico quien suele llamar  y un tercero, que se hace pasar por el “secretario” del primero el que retira el dinero a domicilio.

Las denuncias:

En la primera denuncia, una mujer de 97 años denunció que recibió en su casa un llamado telefónico de un desconocido que le manifestaba que su hijo estaba internado y que debía pagar el precio de unos estudios médicos, para lo cual por su casa pasaría minutos después el secretario de un doctor de reconocido apellido. La anciana accede al pedido y le entrega efectivamente a un hombre al que describe como alto, delgado y de barba la suma de 10 mil pesos.

En la segunda, otra señora, en este caso, de 89 años, recibe un llamado telefónico, también de un desconocido que se presenta como “médico del hospital” y que habla de parte de un empleado de la damnificada. El “falso médico” le avisa que dicho empleado se había fracturado en un accidente de tránsito y que necesitaba 10 mil pesos para operarlo. La anciana le brinda la dirección y nuevamente en el domicilio de la sra. se presenta un hombre alto y joven que retira el dinero.

La tercera denuncia es realizada por una anciana de 83 años. También recibe un llamado telefónico a su casa. Un desconocido manifiesta llamar de una clínica privada refiriéndole que su hijo había tenido un accidente y que por ello tenía comprometida las dos piernas, por lo que debía ser operado. En esta ocasión, la propia damnificada refiere tener dinero en efectivo, por lo que el delincuente, le manifiesta que pasaría por su casa un “contador” de nombre Walter. A los pocos minutos se presenta un hombre de 1,70 metros de estatura y de tez trigueña, retirando 70 mil pesos.

En la cuarta denuncia, una anciana de 78 años, este domingo a la tarde, recibe en su casa la llamada de su “supuesto” hijo que, por tener una herida en su boca, hablaba “distinto a lo normal” y que necesitaba operarse, pidiéndole 30 mil pesos. Como la señora manifiesta no tener el dinero,  entrega  mil pesos a un desconocido que se hace pasar como “secretario del médico” que atiende en una clínica privada.

En razón de lo denunciado, la Policía aconseja:

No atender llamados telefónicos a desconocidos.

En caso de atender y no reconocer quien llama, cortar inmediatamente y dar aviso a la Policía (911)

Nunca brindar información personal a extraños por teléfono.

No entregar, bajo ninguna circunstancias dinero a desconocidos, menos abrirles la puerta del domicilio.

Fuente: Policía de San Luis

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Clasificacion 0.00 (0 Votos)
   
 
potreroencanta
 
nogoligift
 
rotativas_6.gif

Traductor/Translate

 
lapuntavisita