Se trata de un caso sin precedentes en el país. La fémina fue acusada de lesiones leves dolosas. Los psicólogos comprobaron que la madre “trasladaba al niño los problemas que tenía con su ex pareja”jugueteninodentro

Ilustración: Peperina Magenta

Escrito por: Cinthia Alvea - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En un fallo que marca un precedente en la Justicia nacional, una mujer fue imputada por impedir que su hijo tuviera contacto con el padre, de quien ella se había separado. Fue acusada por lesiones leves dolosas que se agravan por el vínculo, delito que es excarcelable. Sin embargo, el querellante de la causa pidió que la carátula sea modificada por lesiones graves, ya que va a “costar muchísimo que se restablezca el vínculo entre el padre y el niño”.

El hecho llegó a la Justicia a mediados del año 2013, cuando una mujer -por haber un menor de 8 años involucrado se reserva todo tipo de datos personales- denunció en una Oficina Fiscal de Godoy Cruz que ella y su hijo habían sido víctimas de malos tratos por parte de su ex marido, por lo que se decidió que el hombre no se acercara al menor.

De inmediato, el acusado se contactó con el abogado Ramiro Villalba y la causa comenzó a moverse hasta el punto que se determinó la falsedad de la denuncia. Ese expediente aún está en la Justicia de Familia, que tiene que expedirse ya que padre e hijo no se ven desde hace más de dos años. “El mismo sistema conspira para que la revinculación no sea inmediata”, se quejó el abogado Villalba.

Investigación novedosa

Mientras el expediente iba sumando fojas, Villalba y su cliente decidieron denunciar a la madre del niño por posibles daños producidos en la salud mental del chico. Es que ambos entendían que el menor había sido influido negativamente, motivo que afectaba la relación padre-hijo.

Los tres involucrados ya habían pasado por pericias psicológicas que determinaron que el hombre no era violento, que era imprescindible para la salud mental del niño tener contacto con su padre y que la mujer había creado una “relación simbiótica” con su hijo, a quien le trasladó todos los conflictos y problemas que ella tenía con su ex pareja.

En un primer momento, el planteo del abogado no tuvo eco. La causa pasó por una fiscalía de instrucción, por un juzgado de Garantías y estuvo a punto de ser archivada. Hasta que llegó a la Cámara de Apelaciones.

Desde allí se pidió investigar si el accionar de la mujer había influido en la relación padre-hijo y si el hecho había sido doloso -es decir, con intención expresa de causar un daño- o culposo -sin intención.

Los resultados de las pericias fueron fulminantes. “Se determinó que la mujer, en su afán de querer perjudicar a su ex pareja (y a su familia), perjudicó la relación del pequeño con su padre”, contó Villalba.

Entre otras consideraciones, los psicólogos dijeron que la mujer no tuvo la intención de dañar a su hijo pero que, por su mala relación con su ex, generó un daño colateral en el menor. Es más, se observó que el chico repite palabras o frases en referencia a su papá que, según los peritos, son propias de su mamá.

Con este resultado, el fiscal de Godoy Cruz Lauro Monticone decidió imputar a la mujer por lesiones leves dolosas agravadas por el vínculo, lo que se convirtió en un hecho inédito a nivel nacional.

Tipo de lesiones

La mujer está imputada por lesiones leves, es decir que se trata daños a la integridad física (un menoscabo de la víctima) que tienen como tiempo de curación menos de un mes.

Pero el defensor piensa que el niño tardará más de 30 días en recuperarse del daño psicológico provocado. Es por eso que Villalba pidió que se cambie a lesiones graves, que son las que implican un tiempo probable de curación mayor a un mes.

Aplicado a este caso concreto, los psicólogos que trabajaron en el tema piensan que la relación padre e hijo tardará mucho tiempo en volver a ser normal, si es que algún día se logra restablecerla.

Estas lesiones están contempladas en el Código Penal, en los artículos 89 y 90.

 
 
 

Traductor/Translate