San Luis Informa 3 enero 2022

Ocurrió en Reino Unido. Una mujer tuvo complicaciones luego de contagiarse de Covid-19 y pasó 28 días en coma. Ahora, insta a los ciudadanos a vacunarse.

Una enfermera británica contrajo coronavirus y por problemas respiratorios pasó en coma inducido 28 días.

Una enfermera británica pasó 28 días en coma tras contagiarse de COVID-19 y se salvó luego de que los médicos decidieran realizar un tratamiento experimental con Viagra. Tras recuperarse, comenzó a incentivar a la población para que se vacune.

 

Se trata de Mónica Almeida de 37 años. Oriunda de Portugal, es una enfermera especializada en respiración que trabaja en un hospital del condado de Linconlnshire, Reino Unido.

 

Mónica dio positivo por primera vez el 31 de octubre. Pese a que había recibido dos dosis de la vacuna, sus primeros síntomas fueron la pérdida de gusto y el olfato. Para el cuarto día, tosía sangre. Fue hospitalizada y allí le medían los niveles de oxígeno, ya que ella sufre de asma. Una vez que estuvo bajo control, fue dada de alta.

 

Sin embargo, el 9 de noviembre tuvo que ser trasladada de urgencia al Hospital de Lincoln porque no podía respirar. Una semana después, tuvieron que pasarla a cuidados intensivos.

 

Mónica sufre de asma y dio positivo de coronavirus el 31 de octubre. Días después, tuvo que ser hospitalizada porque no podía respirar.

Mónica sufre de asma y dio positivo de coronavirus el 31 de octubre. Días después, tuvo que ser hospitalizada porque no podía respirar.

El problema comenzó cuando se agravó completamente su condición. Por eso el 16 de noviembre los médicos decidieron ponerla bajo coma inducido. De hecho, el estado de salud era agónico, por lo que aconsejaron a sus padres que fueran a despedirla.

 

Tras 28 días en coma, Almeida despertó y los médicos explicaron que le habían dado una gran dosis de viagra como parte de un régimen de tratamiento experimental que ella había aceptado antes de entrar en coma.

 

El 14 de noviembre salió del coma y pudo pasar la Navidad con su esposo Arthur y sus dos hijos. “Fue mi pequeño milagro navideño”, expresó la enfermera al medio británico Sun.

 

“Quiero que la gente se lo tome más en serio”

Actualmente, Mónica se está recuperando junto a su familia y eligió concientizar sobre la vacunación.

 

“Hay gente que dice que la vacuna ha matado a gente. No niego que hay personas que reaccionan y se ponen mal con la vacuna, pero cuando miramos la cantidad de muertes que tenemos en personas no vacunadas, hay un gran mensaje para recibir su vacuna”, afirmó en una entrevista al medio local The Lincolnite.

 

Manifestó: “Me preocupa especialmente en Lincolnshire que la gente esté en contra de la vacuna. Nunca esperé que a los 37 años me enfermara tanto como yo. Nunca pensé que esto me pasaría a mí y quiero que la gente se lo tome más en serio”.

 

Recuperada y en su casa, la enfermera pudo festejar las Fiestas con su familia.