San Luis Informa 12 junio 2020

El tapaboca, cubre bocas-nariz, barbijo de tela o descartable, el que sea que tengamos a mano, compremos, confeccionemos o usemos, pierde su valor como medida de prevención de contagio y transmisión del COVID-19 si no lo usamos correctamente.

 

Por ello, te presentamos esta guía para que tengas en cuenta la forma correcta de utilizarlo y puedas sentirte segura o seguro sobre vos y sobre los niños y niñas de tu familia.

 

Importante: Las cubiertas de tela para cara no se deberían usar en niños menores de 2 años ni en personas con problemas respiratorios o que estén inconscientes, incapacitadas o no sean capaces de quitárselas sin ayuda.

 

En este sentido, el Instituto Malbrán advirtió que las máscaras afectan la percepción de cuidado y protección, y por esto se destaca que la herramienta por sí sola carece de función sin el distanciamiento social, el lavado de manos con agua y jabón sistemático, toser en el pliegue del codo y la disminución del contacto entre personas.

 

¿Cómo usar correctamente el tapaboca o barbijo?

El tapaboca o cubierta de tela para la cara debe cubrir las zonas de la boca y la nariz y se sostiene detrás de la oreja con un cordón. La parte de arriba de la cubierta estar ubicada justo debajo de los ojos y la parte de abajo se debe extender hasta cubrir el mentón. Además, el tapaboca debe extenderse hasta cubrir aproximadamente la mitad de la mejilla de la persona.

 

Los tapabocas deben:

Ajustarse de manera firme pero cómoda contra los lados de la cara.

Asegurarse a las orejas con algún tipo de lazo.

Incluir varias capas de tela.

Permitir respirar sin restricción.

 

Poder lavarse y secarse en secadora sin sufrir daños ni deformarse.

Importante: Las cubiertas de tela para cara no se deberían usar en niños menores de 2 años ni en personas con problemas respiratorios o que estén inconscientes, incapacitadas o no sean capaces de quitárselas sin ayuda.

 

Las cubiertas de tela para cara recomendadas no son mascarillas quirúrgicas ni mascarillas de respiración N-95. Esos son suministros críticos que se deben continuar reservando para los trabajadores de la salud y otros miembros del personal médico de respuesta a emergencias, como lo recomienda la guía actual de los CDC.

 

 

Preguntas frecuentes sobre los tapabocas:

¿Los tapabocas de tela para cara deben lavarse o limpiarse de alguna manera con regularidad? ¿Con qué frecuencia?

Sí. Se las debe lavar rutinariamente según la frecuencia de uso.

 

¿Cómo se deben esterilizar/limpiar de manera segura?

Lavar las cubiertas para la cara en la lavadora es suficiente. También puede realizarse con agua y jabón/detergente para ropa. Secar completamente.

 

¿Cómo se debe retirar de manera segura un tapaboca usado?

Las personas deben tener cuidado de no tocarse los ojos, la nariz y la boca al quitarse su cubierta para la cara, y lavarse las manos de inmediato luego de sacársela.

 

Para retirarlo: lavarse las manos, después sujetarlo desde las bandas o tiras, colorcarlo en una bolsa plástica para transportarlo, o en un recipiente para su lavado; volver a lavarse las manos.

 

Colocación y Uso:

Para la buena colocación del cubre bocas-nariz, y evitar la contaminación cruzada, se deberán lavar las manos antes y después de la colocación.

Se debe cubrir la nariz y la boca hasta el mentón, debe atarse detrás de la cabeza o colocarse las bandas elásticas y sostenerse en las orejas.

No utilizar el cubre bocas-nariz flojo, dejando espacios a los costados.

No utilizar el cubre bocas-nariz debajo del mentón para descansar de él, mientras permanece en el cuello.

Colocar y sacar el cubre bocas-nariz preferentemente dentro de tu casa.

Una vez colocado, no hay que tocarlo y, si se necesita acomodarse, debe hacerse desde las bandas elásticas o tiras.

El cubreboca o tapaboca siempre debe estar seco y limpio al usarse. Es importante reemplazarlo o secarlo cuando se humedezca. Tener en cuenta el lavado o aireado.

Los cubrebocas de algodón permiten un uso continuo de 1 hora y media.

 

*Nota realizada con información pública del Instituto Malbrán, la Organización Mundial de la Salud y los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades de USA.