San Luis Informa 8 septiembre 2020

Para que se cumpla la medida dispuesta por el juez Leandro Estrada, la Cámara de Senadores deberá despojarlo del a inmunidad.

Este martes, el juez Penal de Villa Mercedes, Leandro Estrada ordenó el procesamiento y la prisión preventiva del senador del Frente Unidad Justicialista por el departamento Pedernera, Ariel Rosendo por el incidente ocurrido en mayo en la casa de su ex pareja.

 

El legislador está acusado de “robo doblemente calificado por efracción o fractura y por ser en poblado y en banda”, como así también por “desobediencia a una orden judicial y violación de las medidas antiepidémicas en concurso real”.

 

Según el relato de la ex pareja, Ivanna Massimino, el 18 de mayo ingresó a robar a la sede de Smata de Villa Mercedes, lugar donde ella habitaba. De esta manera, el senador, que tiene una hija con la mujer, violó una orden de restricción de acercamiento por una denuncia de violencia de género.

 

Del sindicato, junto a una mujer y dos hombres se llevaron muebles, electrodomésticos y pertenencias de Massimino.

 

Desde que el caso tomó relevancia pública, Rosendo no acudió a las sesiones en la Cámara Alta. Más tarde solicitó licencia con goce de haberes, que fue concedida por su paresoficialistas. Y luego apeló a la presentación de certificados médicos.

 

Una de las primeras medidas ordenadas por Estrada fue citarlo para que preste declaración y al mismo tiempo requirió al Senado “el allanamiento de la inmunidad (desafuero)” a fin de “liberar espacios” a la Justicia.

 

La causa se demoró porque sus pares oficialistas María Angélica Torrontegui, Mabel Leyes, Diamela Freixes, Diego García, Marcelo Debandi, Pablo Garro y Héctor Camilli no allanaron el camino al magistrado.

 

Fue así que el 23 de junio, los senadores oficialistas rechazaron el pedido y sostuvieron que era “innecesario” concederlo porque “el juez tiene la facultad para llamarlo a indagatoria”.

 

De esa forma y pese a los pronunciamientos en contra de la violencia de género, protegieron a Rosendo basándose en que se “incurrió en un error entre la presentación de la nota (de Estrada) y los autos interlocutorios”. Adujeron que por un lado se dispuso la indagatoria y detención, y por el otro se solicitó el desafuero para la indagatoria.

 

Ante esta situación, el magistrado continuó con la investigación, recepcionó testimoniales y dictaminó allanamientos.

 

El 6 de julio, el dirigente del Justicialismo se presentó a declarar. Se limitó a leer un escrito, negó los hechos de manera genérica y tampoco quiso responder preguntas de las partes. También denunció que sufre “persecución” del gremio y que la jueza Lorena Báez lo excluyó “sin pruebas” de la casa donde vivía.

 

Entre los fundamentos para ordenar el procesamiento y la detención, Estrada aseveró que “concurren los elementos de convicción suficientes que permiten tener por semiplenamente acreditadas y con el grado de provisoriedad requerida en esta instancia procesal, la materialidad del hecho pesquisado y la responsabilidad del encausado en su comisión”.

 

Además, tuvo en cuenta que el inmueble “pertenece, o es de propiedad, del sindicato, de la misma forma que la mayor parte de los bienes muebles que conforman el ajuar del hogar, y, que por un acuerdo entre la entidad gremial y la ciudadana Ivanna Massimino, se le cedió en préstamo a esta última”.

 

En paralelo, incorporó la perspectiva de género en el análisis fáctico y jurídico de los hechos: “Los dos tipos penales atribuidos anteriormente, deben ser valorados a la luz del principio de transversalidad, incorporado en las convenciones internacionales y legislación nacional antes mencionadas, atento el daño económico y psicológico sufrido por la damnificada”.

 

Ahora el nuevo pedido de desafuero será tratado en el Senado. Una vez que se conceda, Rosendo deberá ser trasladado al Servicio Penitenciario provincial. Mientras tanto, tendrá que “subscribir el libro de procesados” del juzgado de Instrucción, cada 10 días.

Dos meses después del hecho, Massimino denunció que volvieron a forzar el domicilio ubicado sobre la calle Italia. El secretario General de Smata, Juan Piturra hizo una exposición en la Comisaría N° 8, por daños contra la propiedad.

 

A su vez, la ex pareja dijo que el legislador le envió mensajes haciéndose pasar por su hija.

 

Con Infomación de El Chorrillero, El diario de La Republica, Daniel Poder