San Luis Informa 31 enero 2021

Construyeron un globo aerostático a escala, que este viernes sorprendió en la Feria de Carpintería. Tienen una meta: compartir con pasajeros su pasión y la experiencia de volar.

Este viernes la localidad de Carpintería vivió durante la feria que realiza los fines de semana, un evento que sorprendió a todos los presentes: el despegue de un globo aerostático a escala; éste se comporta igual que uno que transporta pasajeros. El primer despegue ya se había realizado en la localidad de Los Molles en el mes de diciembre, luego de numerosas pruebas.

 

Los responsables de llevar adelante este proyecto denominado “Globos Buenaventura” son Federico Gianotti y Fermín Peluffo, quienes, en plena cuarentena, en el mes de junio 2020 construyeron un globo aerostático a escala de 50m3, llamado el “Aventurero 01”.

 

El mismo fue realizado con elementos que tenían al alcance: tela silver, soplete de soldador, garrafa, máquina de coser familiar, radiocontrol de segunda mano, sogas, cámara Gopro -también de segunda mano-. Dibujaron los moldes, cortaron los gajos y los cosieron en la casa de Federico Gianotti de la localidad de Los Molles. El quemador fue diseñado de manera conjunta con un gasista y electricista, Sebastián Aguirre, también parte del equipo “Buenaventura” junto con Luciana Pagliocca y Martina Pacenza. La barquilla fue realizada por el artesano de la zona Juan Miranda.

 

 

 

Consultado Federico en diálogo exclusivo con El Corredor Noticias sobre cómo comenzó la pasión por los globos aerostáticos, comentó: “trabajé en Bélgica en un taller de construcción de globos y participé en festivales europeos. Al descubrir las emociones que despierta ver un globo elevarse, descubrí qué quiero hacer en mi vida”, confió.

 

“Con mi amigo Fermín estamos abocados a culminar la formación como pilotos de globo, sólo nos falta rendir el examen final que se demoró por la pandemia”, indicó.

 

“Para mantenernos en movimiento y visibilizar la actividad, construimos el mini globo. Nuestro proyecto y, por esto nos mudamos a Los Molles, ya que la zona es ideal para desarrollar esta actividad por las condiciones climáticas, el paisaje y el turismo, es traer un globo aerostático para volar y transportar pasajeros”.

 

“Un globo es una experiencia maravillosa que produce felicidad, es para los adultos regresar por un momento a la infancia. Es como que se detiene el tiempo y se instala una emoción colectiva que llega a arrancar lágrimas mientras los niños cantan ‘que vuele, que vuele’ mientras aplauden y saltan como para alcanzarlo. Un globo, en cualquier evento es una experiencia irrepetible”, contó Federico.