San Luis Informa 24 junio 2020

Sebastián Domínguez, jefe comunal de Pichanal, se basó en una ordenanza que él mismo había impulsado en marzo.

Sebastian Domínguez (derecha), intendente de Pichanal.

El intendente de la localidad salteña de Pichanal, Sebastián Domínguez, multó con 40 mil pesos a un periodista por difundir presunta información falsa respecto de casos de coronavirus ​en su ciudad.

Se basó en una ordenanza que él mismo había impulsado en marzo pasado, en la que se establecía un castigo de una multa de $20.000 «para quienes distribuyan, compartan, hagan circular, generen por cualquier medio o vía de comunicación  una información falsa respecto del virus COVID-19, e igual medida será aplicada a aquellos que alteren una publicación oficial».

El jefe comunal le atribuyó al periodista local Ariel Barrios dos publicaciones en su cuenta personal de Facebook en las que confirmaba cuatro casos de coronavirus en Pichanal.

 

«Sin medir consecuencia alguna, alertó indebidamente a la población, puso en estado de alarma de manera innecesaria causándole intranquilidad y un gran temor a la población pichanalense. También comete una segunda transgresión, adulterando una publicación oficial», disparó el intendente, en diálogo con El Tribuno.

 

Según explicó el propio Barrios a TN, «la primera información tenía que ver con la confirmación de los casos de Covid-19 en Pichanal» y la segunda sobre controles policiales en un barrio de la ciudad.

 

«Informé sobre el caso cero, que fue una paciente que había llegado de Villa Soldati (CABA) y luego aquí contagió a tres familiares. Hace un rato se supo de un quinto caso», señaló el comunicador, quien aseguró que el propio municipio dio por confirmada su información a pesar de haberle aplicado la multa.

 

El miércoles a la mañana, luego de que el caso tomara relevancia en los medios nacionales, el Concejo Deliberante derogó de manera retroactiva la ordenanza en cuestión, por lo que la multa quedaría sin efecto.

 

«No lo pensaba pagar, pero igual no deja de ser un antecedente gravísimo. No hay precedentes de que un intendente multe a un periodista por dar una información que él después confirmó. Supongamos que la información fuera falsa: lo que es debe hacer es remitir todo a la Justicia; y la Justicia decidirá. ¿Sino quién determina quién miente, el intendente? Esto es un atentado contra la libertad de prensa», cerró Barrios.

 

El descargo del intendente

En diálogo con TN, Domínguez aseguró que la «falsa noticia tuvo que ver con la difusión de una información respecto de que se había militarizado la zona y que había contagios comunitarios, además de haber falsificado placas del municipio».

 

«La multa no nos importa. La idea de la ordenanza era que se evitara la estigmatización de quienes dieron positivo. En un pueblo de acá cerca se quiso linchar a un infectado. Sus comentarios generaron una revuelta muy importante en un barrio. No se puede jugar con la salud física ni emocional de las personas», explicó el intendente.

 

Y agregó, en ese sentido: «Tenemos un equipo de abogados avanzando con una denuncia penal. Ahora está todo en manos de la Justicia. En ningún momento atentamos contra la libertad de prensa».