San Luis Informa 12 agosto 2020

Gonzalo Fabián Britos Venturini tenía 34 años y una destacada trayectoria en la unidad militar. Hizo una importante maniobra pero no logró sobrevivir.

ese  miércoles una noticia conmocionó a los miembros de la Fuerza Aérea Argentina (FAA). El capitán Gonzalo Fabián Britos Venturini, de 34 años, murió tras eyectarse de un avión caza bombardero A-4AR cuando participaba de una actividad de adiestramiento en la localidad cordobesa de Villa Valeria.

 

La nave McDonnell Douglas A-4AR había partido de su base, en la guarnición de la V Brigada Aérea de Villa Reynolds, en San Luis. Se la conoce como “la Cuna de los Halcones”.

 

Venturni volaba en el marco de un ejercicio militar y, según lo que se conoce hasta el momento, se eyectó en la zona que se conoce como “Campo la Primavera” de Villa Valeria, a unos 50 kilómetros del punto de partida.

 

El joven oriundo de Entre Ríos, cuyo indicativo de vuelo era “El Bicho”, supo destacarse dentro de la Fuerza. Tal como resaltaron este miércoles, era un piloto experimentado que había participado en varios operativos.

 

(Foto: Ivanna Perrando/ Fuerza Aérea Argentina)

“A lo largo de su carrera este joven halcón se destacó por su gran profesionalismo y experiencia, siendo reconocido con el mejor promedio general de egreso del Curso Básico Conjunto de Aviador Militar (CBCAM) y del Curso de Estandarización de Procedimientos para Aviadores de Caza”, indicaron.

 

Su relación con la Fuerza y los aviones era de larga data. De familia aeronaútica, su papá fue suboficial y él egresó de la escuela primaria con el título de técnico aeronáutico. En esa misma institución aprendió a trabajar en el mantenimiento de aeronaves.

 

 

En 2010, Venturini fue destinado en la Escuela de Aviación Militar como cursante del CBCAM y más tarde se desempeñó en la Base Aérea Militar Morón como oficial de Escuadrilla.

 

Entre 2012 y 2013 realizó el Curso de Estandarización de Procedimientos para Aviadores de Combate y, al año siguiente, empezó a cumplir funciones como oficial de Escuadrilla de A4-AR Fightinghawk y de Cessna 182 en la V Brigada Aérea.

 

“En 2016 fue destinado como oficial de Escuadrilla del Escuadrón Operativo ‘Tucano’ en la Escuela de Aviación Militar. Luego pasó a ser nuevamente oficial de Escuadrilla en la V Brigada Aérea”, informaron desde la Fuerza.

 

Fuentes cercanas a Venturini contaron a este medio que el piloto no tenía hijos ni estaba casado y dijeron que “la única persona cercana que le quedaba era su mamá”, quien en estas horas atraviesa el duelo.

 

En las pocas fotos que pueden verse en su cuenta de Facebook, además de llamarlo por su apodo “Bicho”, familiares y allegados se referían a él como “animal de los cielos” y “halcón de los cielos de la patria”.

 

La última publicación que hizo en esa red social fue el 31 de enero, cuando compartió un video con distintas imágenes de sus tareas. “¡Volando entre halcones 2019!”, escribió.

Muchos llegaron a esa publicación ese miércoles después de que se conociera la noticia de su muerte y aprovecharon para escribirle unas palabras de despedida. “Vuelta alto, Halcón”, es la frase que más se repite entre cientos de comentarios.

 

Con Información de TN