San Luis Informa 10 enero 2021

La juntada clandestina se extendió hasta pasadas las 8 de la mañana de este domingo. Cortaron el tránsito a altura del Mirador del Tala Caído. Aseguran que se corrieron picadas. Requieren más controles policiales en distintos sectores de Merlo.

 

Mientras que los casos de coronavirus siguen en aumento en San Luis y continúan vigentes las medidas preventivas, las fiestas clandestinas están a la orden día. Durante la mañana de este domingo, vecinos y turistas que ascendían al Filo serrano de Villa de Merlo, se encontraron con la Ruta 5 cortada por una multitud de personas que participaba en una juntada con música y alcohol.

Según informaron algunos vecinos y trabajadores del sector turístico, se reunieron -sin tapabocas y mucho menos distanciamiento físico- alrededor de 300 jóvenes que, a la altura del mirador del Tala Caído, obstruyeron el tránsito vehicular con sus autos, motos y camionetas.

Aparentemente, de acuerdo a lo que se señaló, algunos de los participantes de la masiva reunión no autorizada también habrían corrido picadas ilegales por la zona.

Tras detectar la irregularidad, indicaron que se alertó a las autoridades, incluida la fuerza policial. Dijeron que personal de la municipalidad y bomberos fueron quienes disuadieron a los jóvenes de seguir con el festejo.

 

Consultado sobre este hecho, el secretario de Turismo de Merlo, Santiago Trobo, confirmó lo ocurrido y expresó que pedirán se refuercen los controles en los accesos a los distintos miradores de la localidad para evitar más episodios como estos. “Estas acciones son las que ponen en riesgo nuestra temporada”, remarcó.

 

Con información de El Corredor Noticias