Hoy, después de las 14 horas, la jueza del Crimen N° 3 Virginia Palacios dictó la prisión preventiva a la madre de Florencia, la nena violada y asesinada que después fue encontrada el 23 de marzo, en un río de Saladillo.

Ayer, Carina Di Marco se negó a hacer declaraciones ante la jueza y hoy la misma decidió procesarla por considerarla “partícipe necesaria” del delito de abuso sexual con acceso carnal que sufrió su hija antes de morir.

Si bien la magistrada 48 horas para definir la situación procesal de Di Marco, minutos después de las 14 Palacios le dictó la preventiva y ordenó su traslado a la penitenciaría.

Según señaló la jueza, la mujer fue procesada por el delito de “abuso sexual con acceso carnal agravado, por su calidad de progenitora, respecto de la víctima, por su condición de guardadora y por mediar la condición de convivencia preexistente”, lo que implica una “participación necesaria”.

Mientras tanto, Lucas Gómez, el padrastro de la menor, también está en la cárcel, imputado por “abuso sexual doblemente agravado por la calidad de guardador y por mediar situación de convivencia preexistente en concurso real con el delito de homicidio criminis causae, por mediar alevosía y violencia de género”.

 

 
 
 

Traductor/Translate