Cuando la chica de 22 años, estudiante universitaria, regresaba a su casa por el parque IV Centenario, dos delincuentes que iban en una moto sin patente se detuvieron y le arrebataron la mochila, el teléfono celular, la campera y las zapatillas.

Al intentar llamar la atención, los hombres, con los rostros cubiertos, le apuntaron a la chica con un arma de fuego y le advirtieron que dispararían si no se callaba.

 “Juraron matarme si no me callaba y se robaron mi mochila con apuntes de la facu, las zapatillas deportivas, el celular y la campera que tenía puesta”, ​ escribió la joven​ ​en su cuenta de facebook.

Finalmente dedicó unas palabras al accionar de la policía: “Siempre me quejaba de la ineficacia que tenía la Policía en algunas situaciones, pero anoche fueron de gran ayuda”. ​

Fuente: El Chorrillero

 
 
 

Traductor/Translate