Como parte de las ceremonias de Semana Santa, el papa Francisco lavó los pies y dio la comunión a 12 detenidos, entre ellos un argentino, al celebrar con una visita privada a una prisión de las afueras de Roma la misa de la Cena del Señor.

El Pontífice visitó desde las 16 locales (11 de Argentina) la cárcel de Paliano, en la localidad de Frosinone, para cumplir con el rito de lavado de pies a los presos, entre ellos tres mujeres, un musulmán a punto de ser bautizado, un albanés, seis italianos y un argentino, que recibió el bautismo en la ceremonia.

Francisco estuvo con otros dos detenidos, un hombre y una mujer, de manera separada ya que se encuentran en régimen de aislamiento, al igual que otras 8 personas enfermas de tuberculosis a quienes saludó.

"El jefe de la Iglesia es Jesús. El Papa es la figura de Jesús, y yo quisiera hacer lo mismo que él ha hecho. En esta ceremonia el párroco lava los pies a los fieles. El que parece el más grande debe hacer el trabajo de esclavo", dijo el Pontífice durante la homilía pronunciada en el recinto carcelario.

"Si pueden hacer una ayuda, un servicio a sus compañeros de cárcel, háganlo. Esto es amor, es como lavar los pies", les pidió a los 58 detenidos que cumplen distintas condenas por pertenecer a la mafia y que han visto reducidas sus sentencias por colaborar con la justicia italiana.

"Eso de lavar los pies era una tradición que se hacía en la época antes de los almuerzos y las comidas, porque era gente que venía del camino y estaba sucia, con polvo del camino. Uno de los gestos para recibir una persona en casa era lavarle los pies, pero esto lo hacían los esclavos", agregó.

Dos de los detenidos a los que lavó los pies, cumplen cadena perpetua en la prisión ubicada a 63 kilómetros de Roma.

La participación de los presos en la misa fue activa: ellos animaron la liturgia y cuatro sirvieron en la celebración.

Los reclusos de la cárcel obsequiaron a Francisco varios regalos: productos de su huerta biológica, cruces de madera, un mantel de lana blanca y algunos dulces.

"Cuando voy a visitar a los detenidos, sé que muchos piensan que son gente culpable. Pero todos somos pecadores. Quien no tenga culpa que arroje la primera piedra", aseguró Francisco en esa dirección en una entrevista con el diario La Repubblica publicada hoy.

Desde que fue elegido pontífice en 2013, Jorge Mario Bergoglio ha aprovechado el rito del Jueves Santo, que conmemora la última cena de Jesús con los doce apóstoles antes de ser arrestado y condenado a muerte, para visitar cárceles y enfermos, tal como lo hacía en su época de cardenal primado y Arzobispo de buenos Aires.

Esta noche, Francisco iniciará una vigilia en Plaza San Pedro y mañana celebrará misa en la Basílica de San Pedro y luego saldrá al balcón para pronunciar la clásica bendición "Urbe et Orbi" (a la ciudad y al mundo), donde se referirá a distintos conflictos que le preocupan en todo el mundo, entre ellos Siria y Venezuela, confirmaron fuentes vaticanas.

Fuente: Télam

 

 
 
 
 
 
 
 

Traductor/Translate