Allanamiento en el Barrio Tibiletti. Creen que el lote completo es producto de robos en viviendas. Hasta ayer habían dado con 4 víctimas.

Redacción El Diario

Hay cosas tan dispares como una máquina de humo, un inodoro, una máquina para cortar el pasto, bebotes para nena, guantes de boxeo para hombre y mujer, televisores, relojes y joyas, un serrucho, patines, cañas de pescar y hasta una moto cuyo valor ronda los 60 mil pesos. No están en la vidriera de un cambalache ni en exhibición en el salón de un comercio, forman parte de más de un centenar de objetos secuestrados el domingo por la División Investigaciones de la Policía de San Luis en una casa del barrio Tibiletti. Los policías están seguros de que el lote completo es parte de los botines de robos domiciliarios, pero hasta ayer sólo habían podido relacionarlo con cuatro hechos. Los dos hombres que los resguardaban continúan detenidos y hoy podrían ser indagados por los delitos de encubrimiento agravado y tenencia ilegal de un arma de fuego.

Nahuel Alejandro Jamenson, de 26 años, ya estuvo en el penal provincial por un robo ocurrido en 2011; su tío, José Gabriel Jamenson, de 41, tiene un pedido de captura activo por una causa de lesiones culposas en accidente de tránsito, por un hecho ocurrido en diciembre de 2012.

Ellos eran los únicos moradores de la vivienda de calle 41, a la altura del 517, donde fueron hallados los bienes que el personal de Investigaciones deberá cotejar minuciosamente con las denuncias de robo de cada comisaría de San Luis. “Ya hicimos un inventario y son más de 160 objetos. Tenemos que cotejar los secuestros con las denuncias de robos recientes y para ello trabajamos en conjunto con el área Análisis Criminal, que depende del Mapa del Delito, y que tiene un registro digital de cada cosa denunciada”, comentó ayer el jefe de Investigaciones de la Unidad Regional I, comisario Roberto Molina.

 

Fueron él y sus hombres los que, siguiendo la pista de dos televisores robados en jurisdicción de la Comisaría 2ª, dieron con la “casa-aguantadero”, que según supieron ayer, los Jamenson compraron hace tres meses a una familia de apellido Lucero, que a la vez son sus parientes.

Por un televisor Uno de esos robos que investigaban fue el que sufrió Santiago Fernández, vecino del barrio Ignacio Vidal, el 30 de julio pasado. En la denuncia el joven dijo haberse ausentado de su domicilio apenas dos horas y media y que, al regresar, alguien había violentado la puerta y la reja del frente para llevarse un televisor LED de 32 pulgadas marca Sanyo, un DVD Phillips, un equipo de música Sony, una bicicleta SLP rodado 29, un celular Samsung S6, otro de la misma marca modelo J3 y tres relojes, entre ellos uno marca Casio Edifice 550, que forma parte de lo recuperado y que fue reconocido por Fernández en la sede de Investigaciones.

Nota relacionada: San Luis: En un allanamiento, la Policía provincial recuperó numerosos elementos robados

Entre las seis motos secuestradas hay una Motomel Blitz 110, sin las ruedas, que fue robada en 2013 en jurisdicción de la Comisaría 4ª y que su dueño también reconoció el domingo. También, una escopeta calibre 12, robada el 5 de agosto a Víctor Jesús Luján, actual presidente del Tiro Federal San Luis, junto a otras tres armas largas, tres de puño, miras telescópicas, municiones, fundas, computadoras, dinero en efectivo y moneda extranjera.

Ayer a la tarde, Laura Fabiana Rivas se sumó a la lista de damnificados tras reconocer varios blisters con anillos, aros y pulseras, además de una balanza de precisión marca Kretz, que habían robado de su regalería, denominada “Mis nenas”, ubicada en la manzana A del barrio Juan de Dios Garro, el 24 de junio pasado

Si puede ser suyo, vaya: También hay otro caso curioso, de una joven que en Facebook se identificó como Mica Vara y que hace unas semanas escrachó a una joven que se fotografió con el celular que le habían robado a ella, a punta de pistola, en una parada de colectivos céntrica.

En una publicación de la red social, la joven contaba cómo tres jóvenes la habían asaltado y cómo descubrió luego que su teléfono continuaba enviando imágenes a su cuenta privada de correo. Así vio a la chica que tenía su teléfono y a otro joven que posaba de fondo, en el comedor de una vivienda. El celular es parte del secuestro, el ambiente que figura en la imagen es el comedor de la casa requisada y el joven que aparece en ella es Nahuel Alejandro Jamenson.

Pero al parecer, Vara, si ése es su apellido, no hizo denuncia formal por lo ocurrido y los investigadores todavía no pueden hallarla para que reconozca su aparato.

 

    Molina les solicitó a las personas que sospechen que alguno de sus bienes pueden formar parte de lo incautado, que se acerquen a la sede de Investigaciones, en calle Corrientes y 9 de Julio, de 13 a 18 horas, con la documentación que acredite que son dueñas de lo que buscan.

 

El jefe policial instó, en especial, a aquellos que hayan sido víctima de robos en viviendas, en los últimos meses. En el inventario realizado por los policías hay desde herramientas de mano, indumentaria para dama y juguetes para niños hasta partes de motos, una bicicleta mountain bike de competición y un lavamanos con grifería.

 

 
 
 
 
 
 
 

Traductor/Translate