La mujer apeló la medida y se espera la decisión de la Cámara. El magistrado Diego Coria, a cargo del Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Civil N° 76 de

 

hijosalejados

la Capital Federal, falló en contra de una mujer por incumplir "de manera sistemática" en encuentros de su hijo con el padre no conviviente.

A raíz de ello, el juez le impuso a la madre una multa de 80 mil pesos, medida que fue apelada y ahora deberá decidir la Cámara.

A iniciar la demanda, el padre del menor había solicitado una multa de 100 mil pesos por la obstaculización para ver a su hijo en cinco oportunidades, según informó La Nación.

Coria le dio la razón al hombre en cuatro de esas reuniones y diferenció a una de esas citas, en las que entendió que el encuentro no se produjo por un hecho de fuerza mayor.

En la argumentación de su fallo el magistrado se refirió a una sentencia de Neuquén que remarca la responsabilidad del progenitor que tiene a cargo el cuidado de un hijo para garantizar que el menor conserve y profundice su relación con el otro progenitor.

"La obstrucción y el impedimento de trato son susceptibles de provocar en el hijo lesiones psíquicas difíciles de superar; sobre todo cuando se advierte el intento de borrar en su psiquis la figura de uno de sus padres, con grave daño a su identidad", detalla la sentencia que citó Coria.

El abogado del padre del niño, Andrés Beccar Varela, elogió la decisión del magistrado de primera instancia: "Pocas veces los jueces se animan a hacer cumplir una multa, siempre está la advertencia, pero no la intimación a pagar".

Para el letrado, los jueces "se tienen que animar a ser más firmes y estrictos cuando está en riesgo el vínculo entre un progenitor y su hijo, y superar la burocracia del sistema judicial".

En declaraciones al matutino, Beccar Varela explicó que la madre justificaba su conducta obstructiva por un hecho de violencia que ella habría padecido con el padre de su hijo cuatro años atrás. "Ella inició una denuncia por violencia familiar hace cuatro años, donde invocó una situación puntual de maltrato, lo que motivó una orden de restricción de acercamiento del padre en relación a la denunciante y al hijo por 60 días. A partir de ahí, el hijo dejó de ver a su padre durante cuatro años", contó.

Por su parte, la abogada de la mamá del nene cuestionó la multa. "El padre sólo denuncia algunos días, pero no hace mención a los días que él no pasaba a ver al menor por cuestiones personales. No demostró que en esos días no haya visto al menor, ni se le dio la oportunidad a la demandada de demostrar que las acusaciones del actor no eran ciertas", explicó a La Nación.

Además, aseguró que el chico manifestó que no quiere ver al padre y que eso está en la causa. "Existe un expediente de Violencia Familia del año 2014 donde se resolvió una medida de no acercamiento hacia el menor, el hermano del menor y la madre", añadió la letrada.

Por último, la abogada cuestionó: "¿En qué se beneficia la relación padre e hijo con esta multa a la madre? Cabe destacar que la multa es a favor del padre, lo cual implica un enriquecimiento a costa de una acusación que no ha sido probada en los actuados".

Respecto al vínculo entra ambos, Beccar Varela admitió que "siempre fue muy complejo y de resistencia absoluta del hijo de querer ver al padre" pero consideró que el "episodio de violencia" no fue la causa que provocó que el vínculo haya sido obstruido.

"No hay una razón poderosa que lleve al hijo a no querer ver al padre; ese episodio no pudo haber traumatizado al hijo para nada, pero él se ha visto influenciado por su madre", sostuvo el representante legal del hombre.

Sobre el tema, el fallo remarcó: "Aunque exista un fuerte rechazo del hijo es deber del juzgado poner todos los medios a su alcance para restablecer una adecuada relación, obrando con sumo cuidado y cautela y adoptando una conducta activa encaminada a la revinculación".

Foto: Hora Jaen

 
 
rotativas_6.gif
 

Traductor/Translate