El hombre perdió un ojo y la nariz por un cáncer de piel. "Es el hombre más fuerte que conozco", posteó su hija al denunciar la situación

cancersn

Un café y unas donas, pidió Kirby Evans en un negocio en Walterboro, Carolina del Sur. Pero cuando se disponía a sentarse y disfrutar de su merienda, la gerenta del local lo llevó a su oficina.

El pedido de la mujer lo sorprendió tristemente. Le exigió que se tapara la cara o se fuera, porque asustaba al resto de los clientes. "Las palabras que salieron de su boca me lastimaron tan profundamente", contó Evans a la ABC News 4.

Kirby, de 65 años, se fue a su casa y le contó a su hija lo que le había pasado. "Mi padre es un sobreviviente de cáncer. Perdió su ojo y su nariz debido a este horrible cáncer. No puede evitar lo que el cáncer le hizo a él", escribió Brandy Evans en Facebook.

Dolorida, la hija posteó: "Mi padre es el hombre más fuerte que conozco, pero cuando me contó lo que le había pasado vi cómo se le caían las lágrimas. Me dolió haberle visto así, sobre por culpa de algo que no puede evitar"

En su mensaje, Brandy explica que su padre no puede pagar las cirugías que necesita para reconstruir su nariz y que tampoco puede cubrirse el ojo con un parche debido a que la piel de la zona afectada es demasiado sensible.

En uno de los comentarios a la publicación, una mujer que se presenta como la gerenta del local, defendió la postura: "Dirijo un negocio de servicio de comida donde la gente come. No veo absolutamente nada de malo en lo que hice. Él vino justo en el horario de más trabajo. Tengo facturas que pagar y trabajo muy duro para complacer a los clientes".

A partir del incidente, la hija de Evans arrancó una campaña para recaudar el dinero necesario para que su padre pueda acceder a las operaciones.

Fuente: TN

 
 
rotativas_6.gif
 

Traductor/Translate