En su mayoría, se trataría de barcos pesqueros orientales y españoles en búsqueda de calamar. Por lo general sólo suele haber entre 200 y 300.

ciudadnoche

La Armada Argentina detectó una “ciudad nocturna” de barcos pesqueros extranjeros apostados justo en el límite de la zona exclusiva nacional. En total se detectaron más de 350 embarcaciones, sobretodo, orientales y españolas, en su mayoría “tangoneros”, es decir, dedicados a la pesca del calamar.

"El área delimitada para estas operaciones aéreas corresponde a la ubicación de uno de los caladeros más importantes hacia el sudoeste del Océano Atlántico. Es decir, la zona marítima más frecuentada por los buques pesqueros argentinos y de terceras banderas por su riqueza ictícola", dijo la Armada en un comunicado.

El vuelo de detección fue llevado adelante el pasado miércoles por personal de la Fuerza Aeronaval 3 con asiento en la Base Almirante Zar de Trelew y se extendió hasta Comodoro Rivadavia por todo el litoral marítimo.

Según señalaron en el comunicado, “de noche lo que distingue estos buques pesqueros también llamados “poteros”, que se pueden apreciar principalmente alineados fuera de las 200 millas náuticas pero a una distancia tan mínima que a veces resulta infringida con su potente iluminación que produce el efecto visual de una ciudad en el mar. De día, "sus cascos teñidos con tinta de calamar los vuelve distintivos de su actividad”.

Estos vuelos son realizado por la Armada para cerciorarse de que no se esté invadiendo las 200 millas, que es la Zona Económica Exclusiva (ZEE) argentina. Estos procedimientos se concretan contando con la información elaborada en base a datos extraídos durante los días previos de los sistemas de detección y de las fotos satelitales nocturnas capturadas sobre el Mar Argentino. En general se detectan entre 200 y 300 pesqueros.

Si bien sólo cuentan con un avión para llevar adelanta tales relevos, en esta oportunidad participaron 17 tripulantes entre pilotos, ingenieros de vuelo, mecánicos y operadores quienes trabajan con los sensores de la aeronave como el radar y el SAI-Orión que es un dispositivo de cámaras visuales para la adquisición de imágenes. Entregada la información se utilizan luego unidades de superficie que pueden detectar infracciones, en caso que los pesqueros se encuentren dentro de la zona exclusiva de nuestro país.

Según señalaron en el comunicado, “de noche lo que distingue estos buques pesqueros también llamados “poteros”, que se pueden apreciar principalmente alineados fuera de las 200 millas náuticas pero a una distancia tan mínima que a veces resulta infringida con su potente iluminación que produce el efecto visual de una ciudad en el mar. De día, "sus cascos teñidos con tinta de calamar los vuelve distintivos de su actividad”.

Fuente: El Intransigente

 

 
 
rotativas_6.gif
 

Traductor/Translate