Las primeras investigaciones indican que la organización captaba mujeres jóvenes en Paraguay y las llevaba a los confines de Chile a través de la Patagonia argentina.

trata 

La presencia de gendarmes en un control rutinario en la Ruta Nacional 3, en Chubut, fue la chispa que la chica necesitó para vencer su miedo y denunciar que era llevada sin su consentimiento a un destino y con un fin desconocido. Ese primer paso fue el prólogo de otros que permitieron comenzar a develar las actividades de una red internacional dedicada a la trata de personas.

Según confirmaron fuentes oficiales, agentes de la Gendarmería capturaron en Chubut a dos miembros de esta banda dedicada a la trata y explotación de mujeres y rescataron a cuatro víctimas. Los datos obtenidos tras el operativo permitieron corroborar que el grupo criminal opera en la Ciudad de Buenos Aires y en Bahía Blanca, pero también en Paraguay y Chile, en las localidades de Caaguazú y Punta Arenas, respectivamente.

El sábado 12 de este mes, mientras integrantes de la "Sección Vial Trelew" revisaban un ómnibus de larga distancia que había frenado minutos antes en un desolado paraje junto a la Ruta 3, una de las víctimas no soportó la presión y comenzó a llorar. "En el control de documentos, una mujer, muy nerviosa, dijo que no sabía dónde la estaban llevando", contó el comandante general Manuel Caraballo, jefe de la Gendarmería en la zona.

Las cuatro víctimas -captadas en Paraguay- fueron acogidas bajo el sistema de testigos protegidos, mientras la investigación avanza a cargo del Juzgado Federal N°2 de Rawson, cuyo titular es Gustavo Lleral, el mismo que tiene a su cargo la investigación de la muerte de Santiago Maldonado, el militante de la causa mapuche ahogado en el río Chubut, en el llamado Pu Lof de Cushamen, el 1° de agosto del año pasado, cuando buscaba escapar de la Gendarmería durante el desalojo de un piquete indigenista en la ruta 40.

Nuevos datos

"Esta organización trasladaba a sus víctimas con un sistema de postas y utilizaba diferentes personas en cada trayecto del viaje. Las cuatro víctimas que rescatamos habían sido captadas por personas de sus propias comunidades que les ofrecieron trabajos ficticios. El destino final era Punta Arenas, en Chile, donde iban a ser entregadas para la prostitución o para la reducción a la servidumbre", explicó Caraballo.

Desde la Gendarmería señalaron que el análisis de los teléfonos secuestrados durante el operativo generó datos significativos para la investigación. La mujer que acompañaba a las cuatro víctimas se llama Liliana Alcaraz y permanece detenida. Un presunto cómplice fue demorado y luego quedó en libertad, aunque vinculado al proceso judicial.

Por el momento, los principales sospechosos identificados son todos ciudadanos paraguayos, pero los agentes federales siguen también el rastro de algunos argentinos que integrarían el grupo criminal.

Además, el comandante general Caraballo indicó que trabajan coordinadamente con la Policía de Investigaciones (PdI) de Chile, que por estas horas vigila objetivos puntuales en la sureña Punta Arenas.

Entre 2008 y 2018, según información oficial del Ministerio Público Fiscal (MPF), fueron condenados 564 delincuentes a través de 217 sentencias. En el 77% de los expedientes judiciales, las organizaciones criminales captaban personas para explotarlas sexualmente y se estima que al menos el 82% eran mujeres. Mar del Plata, Córdoba, Buenos Aires y Comodoro Rivadavia son los distritos adonde se registraron la mayor cantidad de causas.

Por otro lado, según las estadísticas oficiales del Ministerio de Justicia de la Nación, en el primer semestre de 2018 -última estadística disponible- fueron rescatadas 624 víctimas (29, menores de edad), que elevaron a 12.477 el número de personas que estaban bajo control de organizaciones criminales organizadas y que fueron liberadas por agentes federales.

Investigadores judiciales argentinos especializados en trata de personas confirmaron aLA que Punta Arenas es una ciudad con mucha oferta de comercio sexual y señalaron que no es la primera vez que detectan una organización que traslada mujeres hacia esa ciudad del sur trasandino.

Trata en Punta Arenas

Desde la ONG Raíces, una asociación civil que desde hace 20 años diseña y ejecuta políticas públicas contra la trata de personas en Chile, explicaron cuál es la situación de Punta Arenas.

Monserrat Millán, referente de Raíces en el sur del país vecino, explicó: "En Punta Arenas, pero en general en toda la región de Magallanes, hay una población 'flotante' de trabajadores que llegan hasta allí por temporadas" y alimentan la demanda que favorece la prostitución. "Es necesario sensibilizar a los ciudadanos, porque aquí confluyen todos los factores de riesgo para que haya explotación sexual comercial de mujeres mayores y también menores".

Millán coordina en Punta Arenas las actividades en un hogar de contención para 45 niñas y adolescentes víctimas de explotación sexual comercial. Sobre el desarrollo de este delito en esa región destacó que no solo les preocupa la existencia de un circuito de locales nocturnos vinculados a la prostitución sino que también comenzaron a detectar -al menos en los últimos dos años- casos de mujeres y niños menores de 18 años que son explotados por turistas y por trabajadores zonales ya no en whiskerías o cabarets, sino en sitios ocultos.

Sobre esta última modalidad detectada, Millán concluyó: "Son captados a través de las redes sociales y también en las calles por personas que se valen, entre otras cosas, de las situaciones de vulneración de derechos o de abusos de drogas que atraviesan estas jóvenes".

Fuente: La Nación

 
 
rotativas_6.gif
 

Traductor/Translate