Una de ellas le hacía frente a un cáncer, y a raíz de su esfuerzo estaba ganando la batalla.

muertas 

Con el correr de las horas y al darse a conocer las identidades de las víctimas, los mensajes de dolor inundaron las redes sociales. A través de los comentarios y de los posteos, incluso de los gremios docentes, se supo que al momento de la tragedia las víctimas se dirigían a sus lugares de trabajo.

Según se supo, Alejandra Ruiz trabajaba como maestra en el Jardín de Infantes Nº 108 Peregrinos de Jesús, ubicado en el paraje Villa Hipólita; Elena enseñaba en el Centro Experimental Nº 1 Maximio S. Victoria, de la ciudad de Fernández, y en la Escuela 778 de Villa Hipólita; mientras que Cristina cumplía funciones en el Centro Educativo Integral Alicia Moreaud de Justo.

Familiares de las víctimas contaron que a diario realizaban el mismo recorrido para cumplir con sus obligaciones. Sus alumnos y ex alumnos les dedicaron sentidas palabras en sus perfiles de Facebook.

Amigos manifestaron que Elena le hacía frente a un cáncer, y que a raíz de su esfuerzo estaba ganando la batalla.

Su vida estaba dividida en dos pasiones; la docencia y su vida religiosa. En sus momentos de descanso de la escuela era catequista en la parroquia Virgen de Lourdes. La fatalidad llenó de tristeza a todos los santiagueños. 

Fuente: quepasasalta

 
potreroencanta
 
rotativas_6.gif
 

Traductor/Translate

     
       
    lapuntavisita  
       
    eltrapiche