Medios El Punteño Edgar Fabían Ferrarelli ( clase 16, todos los derechos reservados)

preservativo

La provincia registra los índices más altos en la región de Cuyo. La población más vulnerable es la de los adolescentes y jóvenes de entre 14 y 25 años.

Lejos de ser una enfermedad de la Edad Media y ya superada, la sífilis está muy vigente en el país y en el mundo, y San Luis no es la excepción. El jefe del Servicio de VIH/ETS (Enfermedades de Transmisión Sexual), Juan Millán, afirmó que en los últimos tres años los índices de personas infectadas con sífilis se quintuplicaron. Observó que la población donde más se da esta afección es la que sexualmente es más activa, los adolescentes y jóvenes de entre 14 a 25 años.

Según el boletín epidemiológico emitido en 2019 por el Ministerio de Salud, por cada 100 mil habitantes de Argentina, 51,1 tienen sífilis. San Luis supera la media con 57,5 por cada 100 mil habitantes también, ubicándose con el índice más alto de la región Cuyo. Sin embargo, Millán advirtió que esta no es la única ETS que prolifera, enumeró en el ranking a la gonorrea, el HPV (Virus del Papiloma Humano) y la clamidia.

Si bien el VIH se mantiene en una meseta, es decir que no tienen más casos que los esperados por año, Millán manifestó que esta baja se debe a que los tratamientos son más efectivos. "Toda persona que convive con el virus de VIH y empieza el tratamiento, tiene que llegar a ser indetectable, que es cuando la sangre tiene la menor cantidad de virus gracias a la medicación. En esa instancia la persona no infecta a otra. En el último simposio internacional de HIV expresaron que está comprobado científicamente que cuando una persona es indetectable la transmisión del virus no existe", explicó.

Pero esto no pasa con el resto de las ETS, lo que indica que la población no tomó conciencia, sino que la medicación es más efectiva. "Con otras infecciones de transmisión sexual como la sífilis, la gonorrea, el HPV y la clamidia el crecimiento fue exponencial en la cantidad de casos por año y acá es donde hay que hacer hincapié en las estrategias que usamos como Ministerio de Salud y Programa de Enfermedades de Transmisión Sexual, porque hay que tener en cuenta que las medidas de cuidado ante las relaciones sexuales no están adquiridas. Porque si lo hubiesen hecho, estas ETS no hubiesen crecido de esta manera", reflexionó.

"El problema es que existe un tabú al hablar de estas enfermedades, hay gente que aún cree que es del siglo XVI, aunque hasta hace unos años no había esta profusión de infecciones. No solo pasa en nuestra provincia y el país, sino en el mundo que se han sorprendido de cómo las otras infecciones de transmisión sexual han avanzado. Hay países que tenían muy resuelta la parte epidemiológica de estas enfermedades y en los últimos congresos ves que se encuentran perdidos porque hacía muchos años que no les pasaba esto. Nosotros estamos a otro nivel respecto a estos países del primer mundo, pero también nos sorprende cómo ha crecido el índice", expresó Millán.

El especialista además advirtió que la sífilis tiene un impacto, contra más personas haya infectadas quiere decir que hay mayor probabilidad que mujeres gestantes se infecten y esto aumenta la probabilidad de que la sífilis congénita también crezca y eso está sucediendo en el país y en la provincia.

El informe del Ministerio de Salud arrojó que de cada 1.000 bebés vivos en el país 1,5 nacen con sífilis congénita, en San Luis son 0,9. "Estamos buscando la manera de controlar que estas mamás no cursen un embarazo con sífilis porque las consecuencias de que un bebé se infecte son muy grandes puede quedar ciego, sordo, puede tener trastornos neuronales, óseos, entonces es una enfermedad perfectamente evitable, porque tiene tratamiento con penicilina que garantiza el 100 por ciento de la cura", manifestó.

"La lectura que tenemos que hacer de esto es que todavía no está incorporado el preservativo como medida de prevención y también nos hace pensar que no es solamente Salud quien debe ocuparse. Es necesaria la compañía de Educación a través de la ESI (Educación Integral Sexual), porque solos evidentemente no estamos pudiendo", admitió y agregó que los hábitos deben adquirirse en todos los niveles de la vida. Las familias deben poner el tema sobre la mesa y hablarlo con sus hijos adolescentes porque "la única manera de evitar la infección es con el uso del preservativo. Educación deberá hacer lo propio y tocar el tema con todo el rigor científico en clase, porque así se adquirirá un hábito en forma consistente, con un fundamento, porque si lo prohibís, no lográs nada, ya lo comprobamos".

Nota: El Diario de la República

 

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Clasificacion 0.00 (0 Votos)
   
 
potreroencanta
 
 
 
rotativas_6.gif

Traductor/Translate

 
lapuntavisita
 
 Marca Municipalidad de Juana Koslay