La provincia busca que a partir de estas negociaciones pueda ponerse efectivamente en marcha la empresa "telco" que este año cumplirá una década de su creación pese a que nunca pudo operar porque no le fueron otorgados los números para hacerlo

Por Andrea Catalano

El Gobierno nacional se acerca a la provincia que más desarrolladas tiene las estrategias de modernización e inclusión digital en el país: San Luis.

A través de los ministerios que abordan la problemática tecnológica y científica el Gobierno quiere avanzar con proyectos de colaboración que permitan profundizar lo hecho hasta ahora en la provincia y tomar de ella las mejores prácticas para implementarlas a nivel nacional.pcadentro

Hace algo más de una semana, la ministra de Ciencia y Tecnología de San Luis, Alicia Bañuelos, mantuvo reuniones con el ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación, Lino Barañao, y el martes se encontró con los jefes de la cartera de Modernización, Andrés Ibarra, y de Comunicaciones, Oscar Aguad.

Con Ibarra se conversó sobre la necesidad de cruzar los certificados de firma digital con la Nación, demanda que San Luis reclama desde el año 2010.

La firma digital necesita de dos actores en dos puntas para que la documentación que va sellada bajo ese procedimiento tenga validez legal. Sin una de esas puntas, tener el sistema no sirve de nada. Y esto es lo que se busca destrabar a partir de estos encuentros, además de interiorizarse sobre otras iniciativas que en materia de gobierno digital ya están en plena ejecución en la provincia.

Con Aguad, en tanto, si bien se expusieron sobre la mesa diversos proyectos para trabajar de manera conjunta, el objetivo principal de la provincia es poner en marcha de una vez a la empresa San Luis Telecomunicaciones.

La compañía fue creada en 2006, en el marco de la política de inclusión digital.

Pese a obtener las autorizaciones para operar como tal, la Secretaría de Comunicaciones de entonces –y luego la AFTIC- nunca le entregaron la numeración correspondiente, de modo que no podía brindar servicio.

A este tema se sumaron otros, no menores, como que San Luis sea incluida dentro de los planes que, ahora, se redefinan a partir de Argentina Conectada.

Sucede que, pese a que por la provincia pasan redes de fibra óptica pertenecientes al programa inaugurado en la era K, nunca fue posible acceder a la infraestructura, pese a que también había sido solicitado al gobierno de entonces.

En ese marco, también se buscará la manera de delinear proyectos vinculados con ArSat.

Por esa razón, en unos 10 días la ministra Bañuelos volverá a reunirse con Aguad para ya tener una base concreta a partir de la cual avanzar.

Desde el Gobierno de San Luis destacaron “el cambio de actitud” experimentado en estos encuentros, hecho que resulta sumamente motivador, confiaron fuentes que participaron del encuentro a iprofesional.com.

Y si bien señalaron que hoy no es posible saber con certeza en qué proyectos se terminará trabajando, que el Gobierno nacional haya accedido a las reuniones a pedido de la provincia de San Luis resulta esperanzador para los funcionarios de esa administración.

En el año 2004 la provincia de San Luis puso en marcha el programa San Luis Digital orientado a dar Internet vía WiFi gratuito a toda la provincia. Para ello, se construyó un data center que provee el servicio a todo el territorio.

La estrategia fue ir desde afuera hacia adentro, es decir, se comenzó a dar conectividad en las zonas rurales más lejanas a la capital provincial y el proyecto finalizó una vez que se llegó a la ciudad de San Luis.

En el mientras tanto se crearon varios programas, como Todos los chicos en Red, por el que se entregó una netbook a los alumnos de las escuelas primarias estatales, además de crearse Centros de Inclusión Digital para que los adultos que no terminaron la primaria o la secundaria pudieran hacerlo en esos espacios.

Estas iniciativas, entre otras, formaron parte de una política que se centró en la inclusión más allá de lo específicamente educativo.

Y por esa razón, la provincia recibió diversos reconocimientos internacionales, como el programa Balance Cero.

El plan consistía en medir los niveles de emisión de gases al ambiente por el consumo de energía eléctrica en los hogares, tarea que realizaban los chicos de la primaria a través de un programa creado para las netbooks que recibían en la escuela.

A partir de esas evaluaciones calculaban, al mismo tiempo, la cantidad de árboles que debían plantarse en las distintas zonas para mitigar el impacto de las emisiones.

Razón por la que en San Luis es habitual encontrar a trabajadores plantando árboles en distintas zonas de la provincia, y que le valió al programa ganar el premio Green Award en 2011 en Londres, y que luego se replicó en otros países, como Escocia e Inglaterra.

 
 
 
 
 
 
 

Traductor/Translate